Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

Técnica de dedos y manos para masajes eróticos

En realidad casi todos los masajes pueden tornarse eróticos, depende de que el masajista, o quien lo reciba, así lo deseen que los tocamientos y fricciones terminen despertando el apetito o estimulando las fantasías sexuales. La efectividad de estos masajes depende en gran medida de la habilidad de manos y dedos para presionar rítmicamente el cuerpo de la pareja, combinando todas las modalidades existentes y así potenciar el máximo placer. Es importante mantener una cadencia firme y lenta en los movimientos, asegurándonos de ellos se deslicen con suavidad sobre el cuerpo, siempre ejerciendo una presión agradable y estable.


Cómo aplicar un masaje erótico: Existen varias técnicas para aplicar masajes, pero las cuatro que te menciono a continuación están especialmente recomendadas para quienes persiguen un propósito erótico:


Amasamiento: Es muy útil en las zonas más musculosas como caderas y muslos. El efecto puede variar cambiando la velocidad y la profundidad: lento y profundo o rápido y superficial. Consiste en levantar, apretar y enrollar la carne entre el pulgar y los dedos de una mano, deslizándola hacia la otra mano.


Masaje ondulatorio: Esta técnica se realiza curvando los dedos cómo en un puño semiabierto, manteniendo la mitad de los dedos presionando la piel, y haciendo pequeños movimientos circulares. Es muy placentero si se recibe en los hombros, palmas de las manos, pies y pechos.


Acción de ventosa: Consiste en dar golpes suaves sobre el cuerpo alternando las manos, con los pulgares hacia dentro y los dedos juntos. Estos movimientos rápidos y ligeros estimulan y refrescan la piel.


Golpecitos: Está indicada para las áreas carnosas y musculares, se realiza con los puños cerrados, y consiste en dar ligeros, pero enérgicos, golpes sobre la piel, alternando el anverso y reverso del puño. Debe dejarse para la fase final del masaje pues suele ser el más excitante de todos. Conocidas las técnicas de masajes es hora de comenzar.


Lávate y sécate bien las manos. Ten a mano un lubricante para masaje al que puedes haber agregado dos gotitas de aceite esencial de canela, poderoso afrodisíaco. Coloca a tu pareja boca abajo y acaricia, aplicando cierta fuerza con los dedos, la espalda, hombros, brazos, glúteos, muslos y pantorrillas. Esta operación permite que tu pareja empiece a relajarse. Combina las cuatro técnicas descritas anteriormente y ve acercándote, sin masajearlas directamente, a las zonas más erógenas de tu pareja. Una vez comenzado el masaje no debes parar, continúalo con frotadas rítmicas y alternando los masajes cortos con los más prolongados y viceversa. Aprovecha tu peso corporal en lugar de usar la fuerza de tus brazos, y procura no apoyarte por completo sobre la cama o mesa del masaje. Fuente: Salud180.com