Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

Relación más que prohibida

Luego de comer decidimos ir a la pileta a pasar la tarde, Jime y yo salimos desnudos como habíamos hecho el día anterior, pero Luli salió con su bikini. mientras nos duchábamos para entrar a la pileta vimos como salía al patio con su bikini puesto y le dijimos que se lo saque pero no acepto, le daba vergüenza, entonces cuando se metió en las duchas junto con nosotros decidí acercarme, tomarla de la cintura y comenzar a besarla, ella acepto y así nos unimos en un beso, que provoco que ponga su mano en mi pene como había pasado antes, entonces yo aproveche y le quite la parte superior de su bikini, ella corto el beso y se tapó las tetas, entonces le dije: -dale hermanita, que pasa? -me da vergüenza -pero mira como estamos nosotros, no tiene que darte vergüenza


Y dudando quito sus manos de sus pechos, me habían gustado mucho así que los agarre y metí su pezón en mi boca, yo chupaba y chupaba, mientras Jime no se quedó atrás, sensual y pervertidamente como se caracterizaba decidió quitarle la parte inferior del bikini a mi hermana y comenzó a tocarle el culo mientras la besaba, a Luli se la notaba un poco incomoda al principio, pero de a poco se fue adaptando y acepto el beso de Jime. mi verga era tocada por Luli hasta que Jime decidió arrodillarse y comenzó a chupármela, así que entre mi hermana y yo nos volvimos a besar y empecé a tocar su culo, era muy suave y lindo, todo iba muy bien, en un momento Luli me pregunto si podía unirse ahí abajo y obvio que acepte y así lo hizo, tenía a ambas nenas arrodilladas chupándomela, mi excitación era tanto que les dije que iba a acabar y así lo hice, en sus caras; mientras mi hermana lamia el semen que quedo en mi glande, Jime lamia la cara de mi hermana para limpiarla, yo seguía excitado, no aguantaba más así que le pregunte a Luli si quería que la desvirgue y acepto sin pensarlo, así que la acosté ahí nomas bajo la ducha y comencé a lamerle la vagina y a introducir mis dedos, ella no paraba de gemir, mientras tanto Jimena me lamia el culo e introducía un dedo en él.


Llego el momento de penetrarla y así lo hice, sintió ardor al principio pero luego empezó el placer y me pedía más y más, y así lo hicimos, hice que se venga y luego seguí con Jime que se estaba masturbando, también hice que se venga, yo seguía muy excitado pero bueno decidimos ir a la pileta, nos divertimos, jugamos, etcétera, hasta que fui a tomar agua y cuando volví las vi besándose, así que me senté en la orilla y comencé a masturbarme, mi pene no tomo mucho tiempo en pararse, y ellas tampoco tomaron mucho tiempo en acercarse como hormigas al azúcar, ambas cerca de la pileta empezaron a chuparla, una lamia la otra succionaba, una la pija y otra los huevos, hasta que las cargue a ambas y fuimos a la habitación, abrí a mi hermana de piernas y le chupe toda la vagina mientras Jime le ponía la concha en la boca a Luli, luego cambiamos, hicimos infinidades de posiciones, hasta que ambas se pusieron a besarse una encima de la otra y ahí puse mi pene para que lo laman y lubriquen, para después ponerme en la parte de atrás y comenzar a penetrar a Luli que se encontraba debajo, la penetraba fuertemente sin parar.


Luego cambia y fui por Jime, que mientras la penetraba le metía el dedo en el culo hermoso que tenía, le di y le di, hasta que le pregunte si podía hacerle un anal y acepto dudando, pero en fin acepto jeje así que me dispuse a penetrarla, pero antes Luli pidió para lubricar, yo pensé que hablaba de mi pene, pero comenzó a lamerle el culo a su amiga, yo no me iba a quedar con los brazos cruzados así que le lamí el culo a mi hermana, era un tren sexual. Llego el momento de penetrarla, Jime apoyo su pecho en la cama y levanto la cola, tenía todo ese culo para mí, apoye mi pene y lentamente fui empujándolo, metiendo primero el glande, y una vez que ya entro fui metiendo el tronco, al principio se lo hice lentamente pero una vez que se acostumbró el culo fui metiéndolo mas adentro y mas rápido, ella mientras se tocaba el clítoris hasta acabar; luego llegó el turno de mi hermana, no pensé que iba a querer pero ella me lo pidió, así que bueno se lo hice también, a ella le dolió un poco más. Jime llamo a la madre y le dijo que se quedaba un día más, así que ustedes imagínense todo lo que paso en esa noche, en cada rincón de la casa, aprovechando que nuestros padres llegaban la noche del otro día.