Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

El regalo del mes

Son las 8 de la mañana, me levanto con mi erección normal como la tendría cualquier hombre, me voy al baño orino, lavo mi cara y mis dientes, decido volver a la cama solo con la idea de recostarme un rato y bañarme para salir, pero mientras hago eso chequeo mi correo electrónico, a ver si había algo nuevo del trabajo mientras lo hago, recibo un mensaje, bajo lentamente a la ventana de notificación y ahí estaba, ¡un mensaje de Amor! (así tengo a mi mujer registrada en mi móvil). Decía: "Buen día, mi amor estoy arrecha ven a casa después del trabajo". Quizás ella supuso estaba en el trabajo ya, en ese momento no sabía si responderle he de ir después del trabajo o darle la sorpresa en la mañana, al fin de cuentas ya iba tarde, si perdía la mañana, que más daba. Así que decidí bañarme y alistarme para ir a su casa de sorpresa, mientras me bañaba no podía sacar de mi mente ese mensaje, pensé que algo pasaba ella normalmente es muy conservadora en cuanto eso, nunca me dice eso, siempre espera que yo sea el de la iniciativa.


Ante esta sorpresiva actitud no pude evitar estar sorprendido y excitado a la vez, así que fue cuestión de minutos mientras me bañe y me aliste, estaba decidido, iría a su casa. En el camino solo pensaba en lo que pasaría y todas posiciones que le haría. Al llegar toque su puerta muy suave, demoro algunos minutos en salir. al medio asomarse por la ventana pude notar que estaba sin brasier y cubría sus tetas con la cortina, pensé carajo, como sale así puede ser cualquier persona y le vería todo, pero no les miento me llena de morbo pensar que otros vean a mi mujer. Ese pensamiento paso a segundo plano cuando me abrió la puerta, ella muy sexy como siempre, abrió la puerta tapando su cuerpo detrás de la puerta, me dijo —¿qué haces aquí? —le dije —¡hago caso a tu mensaje!! —ella sonrió muy sensualmente y me dijo —pasa rápido bobo me van a ver. Al pasar, entre muy suavemente y ahí estaba ella, con sus hermoso pechos talla 34b al aire, pude reparar su rostro apenas se notaba hacia minutos se levantaba, tenía puesto abajo una tanga de esas a media nalga de color morada de encajes que apenas podía ver por encima su hermosa vagina, en ese preciso momento tuve una erección ella lo noto, en ese momento con su voz más puta me dice —te vas a quedar mirando, cómeme pendejo —se dio media vuelta, bajo su tanga se acostó en el sofá me dijo —cómeme! Yo sin dudarlo un instante, baje mi pantalón hasta los tobillos, saque mi verga, ella muy seria me dijo —espera, ven acércate —yo muy caliente, me acerque le dije —chúpala —ella muy puta saco su lengua la paso por mis huevos, en ese momento quede sometido a ella, mientras me chupaba el huevo con su otra mano me masturbaba.


Yo casi inconscientemente jugaba con sus tetas mientras hacía esto podía sentir como quería devorarse mi verga, parecía que le estuviera dando cuerda en sus tetas. Ella muy sabia me dice —espera hoy tengo una sorpresa para ti —dije —que harás. La muy inteligente, saco una corbata que le había regalo de recuerdo, ustedes saben esas cosas de novio de regalarnos cosas del otro para recordarnos, ella me había pedido una corbata pero jamás me imagine que la usaría ese día. Ella fue a su cuarto rápidamente la saco y vendo los ojos, me dijo tranquilo, al estar yo vendando solo sentía su lengua recorrer mi cuerpo, jugaba con mis pezones mientras me masturbaba, llego un momento en que ella me acostó en el sofá, coloco su vagina sobre mi boca, estaba muy mojada podía sentir como se movía sobre mí y como cada vez se humedecía más, yo solo podía oír sus gemidos y sus palabras soeces salir de su boca. Solo sabía decir —¡ay Hijo de puta! ¡Dale! —le juro que jamás había oído una sola mala palabra de la boca de mi mujer, les digo ella es muy conservadora pero este día estaba como loca. Mientras yo le hacía un oral, yo solo sentía sus manos en mi verga acariciándome.


Llegó el momento en que ella me dijo —siéntate —esa orden para mí era sinónimo que empezaría la acción, en ese momento me la chupo, lo pude sentir y me dijo —mi amor muévete. Yo tenía mis ojos vendados, no veía, pero era como si me verga sintiera y viera todo por mí. Ella se subió sobre mí, estaba tan mojada que sentí como me humedecía la entrepierna con su lubricación, ella solo se movía y solo podía escuchar ese sonido característico de dos cuerpos chocando en el sexo, además su voz agitada que decía —dale mi amor dale duro. En ese momento la agarre por su cintura, empecé a darle más duro, ahí yo le decía —creo que me vendré estoy muy caliente —ella muy fogosa me dice —calma, no te vengas dentro. Para mí era algo normal evitar llegarme dentro, pero esas palabras tenían otro significado, pero aún no lo comprendería. Ella seguía y seguía dándose contra mi verga hasta que nos quedamos quietos los dos, ella sobre mí, solo podía sentir su cadera moviéndose lentamente, muy lento, cada vez más lento hasta que dejo de moverse y se sacó mi verga.


Ahí, deje de oírla solo unos segundos después me dijo —no te destapes los ojos. En ese momento ella me pidió me acostara y una vez más se colocó sobre mí, pero en este momento algo había cambiado, ella había puesto su culo en mi boca me dijo muy suciamente —chúpalo. Para mí fue extraño, y quería comportarme como un caballero, pero hasta ese momento estaba quedando como un idiota, al no lamerle el culo. Ella insistió, para serle sincero me encanta hacerlo, pero con ella jamás lo había hecho, pero dada la situación y su necesidad empecé a lamerle el culo, darle lengüetazos como si fuera un helado en pleno día de verano. Era increíble podía sentir su culo, su piel, un olor especial era algo parecido a fresas o frutos rojos, en ese momento pensé que ella debió haberse hecho algo pero ¿qué? ¿qué sería ese algo? Sin embargo, no le preste atención y seguía chupando, podía sentir ese sabor característico de un culo limpio mezclado con un sabor−olor a lubricante, pero pensé, esto deben ser ideas mías, pero seguía chupando. De un momento a otro me dijo —espera no hagas nada, siéntate y mantenla dura. Yo obedientemente me tocaba, de un momento a otro me amarro mis manos con cinta, solo escuchaba su risa, le dije —que harás cálmate. Yo pensaba seria algún truco para hacerme venir dentro de ella y quedar embarazada e inmediatamente le dije —espera no me hagas venir dentro —me dijo —si lo harás y te callas.


En ese momento me asusté y dije bueno debo resistir sin venirme, estaba muy caliente, no me importo, pensé cuando más si me vengo se toma la pastilla del día después. En ese momento ella se sentó sobre mí, pero esperen, algo pasaba esa no era su vagina, era más apretado y caliente, me dijo —sorpresa —y de un sentón metió mi verga en su culo, ella grito —malparido me rompiste el culo —yo le dije —muévete mi amor. Ella muy obediente solamente se movía y gritaba muy fuerte, me decía —me arde, papi, me arde dale duroooo que quiero te vengas dentro. Ahí fue cuando me llene de mas pasión y le daba duro pero no podía hacer mucho con mis manos atadas, y ciego solo podía darle verga.


Ella decía —dale, rómpeme ese culo, vente dentro. No les voy a mentir, no pude resistir más de dos minutos con mi verga dentro de su culo, cuando me vine dentro de ella, ella solo dijo —ay, que rico —ella me decía —siento como está muriendo tu verga dentro de mí. Muy rápidamente se levantó, de un empujón me tiro al sofá, me quito la corbata de los ojos me dijo —mira —abrió su culo con su mano, metió su dedo, saco toda mi leche de culo muy suciamente se lo chupo. La leche cayó al suelo, me dijo —dame un beso —yo muy caliente la bese y le pedí me soltara. Mientras me soltaba me dijo —¡feliz dos meses amor!!! Ese había sido su regalo de dos meses de noviazgo. En mi mente dije carajo hoy es 2, mierda olvidé nuestro segundo mes de noviazgo todo esto lo pensé. Ella muy caliente me dice —espera olvidaste que es 2 —yo muy inteligentemente le dije —no, ahora me toca a mí darte mi sorpresa. Ella es amante a 50 Sombras de Grey así que me toco improvisar un poco ser Christian Grey, pero bueno esa es otra historia.