Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

Antonio y Jose

Con 21 años, despues de mucho buscar, formalice la compra de una casa en un pueblo de la Sierra de Huelva. Fué mi lugar elegido para montar mi pequeño negocio de peluqueria. Tras algunos meses de obras y mucho jaleo de albañiles, pintores y decoradores, instalé la peluqueria en la planta baja y mi vivienda en la parte superior. Me quedó un apartamento muy coqueto, con una buena terraza y una azotea que compartía con mi vecino ya que no tenía muro de separación. Instale una zona chillaut y por fin en el mes de setiembre pude abrir mi negocio con una licencia provisional, en el Ayuntamiento fueron muy amables y me facilitaron bastante los tramites. Mi vecino tiene un taller de reparación de vehiculos en el bajo de su vivienda y al igual que yo tiene su vivienda el el primer piso. Había tenido el negocio cerrado durante el mes de Agosto y coincidimos que lo abrimos ambos el primer dia de Setiembre. Ese día lo conocí personalmente, lo saludé en su negocio dejándole alguna publicidad, quedamos a la hora de cierre para hablar sobre la azotea que no tiene muro de separación y como soy el nuevo vecino pues para enseñarle mi casa e invitarle a una cerveza. Jose me impresionó desde la primera vez que lo vi ya que es bastante mas alto que yo, muy fuerte, de espalda ancha y fuertes brazos. De tez morena, pelo rubio y ojos negros, me pareció muy guapo con su barba recortada de dos dias. Yo mido 1,70 m , soy de piel blanca, pelo negro, ojos verdes, peso 60 kg y me mantengo en forma ya que todas las mañanas hago una hora de running lo que me permite estar en mi peso ideal, mis piernas son fuertes sin llegar a ser musculosas, soy de cadera ancha y tengo un culo dicen que muy bonito, no tengo bello en el cuerpo ni en la cara, me hago fotodepilación laser por lo que ni la cara necesito afeitarme.


Jose tambien hace running por lo que coincidiamos todas las mañanas para practicar nuestro deporte, para mi era un alivio poder tener alguien con quien correr, ademas de que la carrera se hace mas amena cuando van mas de uno. Mi negocio fue bastante bien, tuve buena aceptación entre los vecinos por lo que me vi forzado a contratar a un ayudante, tras unas pruebas contrate a Diego. Diego es un chico que quería aprender peluquería, de mi edad, que me trajo mas clientela al negocio pero ya con dos eramos suficientes aunque habia días que no dabamos abasto con tanta clientela. Diego es abiertamente gay, con bastante pluma, cosa que me divierte porque es muy gracioso y de trato facil con todo el mundo. Diego siempre me decia lo bueno que está el mecánico, que se le veia una buena herramienta, que estaba para hacerle un favor. Esos comentarios lejos de agradarme, me molestaban y no sabía ¿por qué?. Nunca he tenido tendencias gay, ningún chico me habia llamado la atención, si bien es cierto que tampoco ninguna chica. Mi vida se había reducido a los estudios, mis padres (soy muy madrero), mis aficiones, deporte y ahora estaba centrado en mi negocio. Pero Jose me atraia como la luz a la mariposa. Tengo que confesar que era muy timido en esas lides y plantearme nada más allá de la realidad lo veia fuera de mis límites. Mi contacto con Jose eran nuestros trotes mañaneros, alguna cerveza tras cerrar el negocio en el bar más cercano y por las tardes en la azotea donde a veces nos relajabamos en los puff aunque en esos momentos la mayor parte de las veces se me iba la vista a su entrepierna donde se adivinaba algo realmente grande y gordo, cosa que me turbaba bastante teniendo que ponerme a hacer otra cosa aunque creo que el se daba cuenta, cosa que a mi me producia mas turbación.


Llegó el día de mi cumpleaños, mis padres no habían podido visitarme aún y esa vez tampoco podían, por lo que organicé una fiesta de amigos. Invité or supuesto a mi vecino Jose, a Diego, algunos clientes y algunos amigos de Diego. Le dije a Jose que se trajese a su novia o a alguna amiga pero me dijo que vendria solo, que no tiene ni de lo uno ni de lo otro. La fiesta fúe muy divertida, hice una buena comida, mucho tapeo , jamón de bellota, buen vino, cervezas y cubatas, whisky, gin, ron. Todo el mundo comió y bebio lo que quiso. A las 3 de la mañana empezaron a irse y a las 4 solo quedamos Jose, Diego y yo. Al día siguiente era fiesta por lo que no me preocupaba la hora, aunque ya tenía sueño. Jose se fue a su casa por la terraza y a los 10 minutos Diego también se había ido aunque ni cuenta me di ya que estaba en el baño lavandome los dientes. Apagué las luces y me acoste en mi cama. Pasada media hora empecé a oir gemidos y unos fuertes golpes en la casa de Jose, me desperté y empecé prestar atención temiendo que le hubiese ocurrido algo a mi amigo. Poco despues distinguí la voz de Diego diciendo que se lo metiese todo, que lo follase fuerte, que era su puta. Se me llenaron los ojos de lagrimas y empece a llorar, no pude conciliar el sueño por lo que a las 7 como todos los días sali a correr muerto de rabia. Cuando regresé después de darme una ducha salí a comprar el periodico y algunas revistas, en la puerta de casa me tropece con Diego, lo salude como si nada hubiese pasado y noté que cojeaba un poco, preferí no deciele nada. El día transcurrió normal , no vi en todo el día a Jose. Al dia siguiente, a las 7 ya estaba calentando para empezar a correr y salió Jose, estuvimos trotando y comentamos lo de la fiesta, camino de vuelta le dije que había oido ruidos en su casa tras su marcha pero como oí jadeos y palabras sin sentido pense que estaba viendo una porno.


El se reia y se toco varias veces la poya acomodandosela. Llegamos a casa y tras ducharnos y desayunar abri el negocio. El día transcurrió normal si bien yo estaba cabreado con Diego, todo lo que hacía me parecía que estaba mal y lo reprendí varias veces, mi enfado con el era por otro motivo y ya me había dado cuenta de por qué. Ese día subí a casa de Jose tras cerrar por la tarde y estaba tomando un vino, le dije que -lo había oido a el y a Diego-, de pronto el mundo se me cayó encima y me fuí a la ventana, otra vez se me habían saltado las lagrimas. Jose se acercó por detras y me puso una mano en la cadera, me estremecí y una corriente me atravesó el cuerpo desde mi nuca hasta mis pies. No me atrevia a mirarle a la cara, el trato de disculparse pensando que Diego era mi novio, yo seguía llorando, el me abrazó y yo me gire hacia el abrazándolo también, me puse de puntillas y le di un beso en la cara, pegue mi cara a su pecho y continúe llorando. El me tomo la barbilla con su mano, alzo mi cara, abri los ojos y lo mire fijamente el bajo su cara y me beso los labios, le devolvi el beso y me calme en el acto. Nos sentamos en el sofa y estuvimos hablando, bueno el que hable fui yo, le dije que me había gustado desde el primer dia que lo vi pero que no sabía lo que realmente sentía por el, ahora si lo se, que nunca había sentido atracción por ningún hombre ni por ninguna mujer, que me habia gustado que me besase y que me había gustado besarlo. Que estaba hecho un lio y que tendría que poner en orden mi cabeza, el se volvió a acercar y me volvió a besar, yo me sente a caballito en sus piernas y continúe besándolo, me gustaba sentir su barba en mi cara, su bigote me pinchaba los labios pero no quería separarme de el. Cuando separamos los labios le dije -Jose se que me he enamorado de ti- Me levanté de un saltito y le cogi la mano,y le dije -ven a casa que quiero hacer algo para cenar.