Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

Un amor, una vida para disfrutar

Después de la extraña celebración de los grados de Diane, creí que iba a hacer distinta pero me equivoque, tenía planeado raptarla a mitad de la fiesta pero no se pudo. Estábamos ya para dormir, Diane entro al baño y yo la espere en una posición de Tenemos que Hablar, ¡Oh si me encantaba ser así! Diane salió del baño y me dijo – Vaya veo que es en serio lo que me dijiste, mi vida no podemos esperar hasta mañana, mira que así como estas me matas – me decía todo esto acercándose a mi oído, tratando de excitarme, pero no yo tenía que saber la ver así que le conteste Yo: lo siento pero ya te dije que hablaríamos y luego decidiría el rumbo de esto – su cara evidentemente de tristeza, cree que le voy a terminar por eso, pero la verdad es que no, pero no podría seguir así Diane: Vale corazón entiendo – suspiro y tomo aire para continuar – Yo ya te había dicho lo que pensé que sabía de Rebeca pero no, la noticia me tomo tan de sorpresa que mi reacción fue por inercia, ojala yo me hubiera enterado de eso antes, la verdad es que no puedo mirar a los ojos a mi hermano y eso me entristece, pero a mi favor tengo que no quiero y no tengo nada mas con ella, por favor quédate conmigo si, perdóname – decía esto con los ojos brillosos, iba a llorar, yo amaba a esa niña, si era una niña de 22 años que me encantaba esas caritas que hace Yo: No sé si creerte, esto requiere un castigo – tenía pensado torturarla, la deseaba tanto Ella no se hizo esperar aquello la tomó por sorpresa pero también le había encantado, al parecer tengo el don de sorprenderla y ella lo sabe apreciar y pues le di su premio por grado.


Luego de esto pase días con ella, donde conocí donde trabaja, entonces vi la magnitud de su cambio, esa niña había crecido intelectualmente y físicamente si era un poco mas alta que yo pero son numeritos que no se notan para nada en la cama. El fin de semana tuve que viajar ya que me tocaba trabajar y en esas despedidas se le va a uno el corazón pero se queda el alma, me di cuenta que la amaba mas de lo que pensaba. Pasaron 4 meses y ella venia a visitarme o yo iba a verla, ya éramos una pareja con bases, con peleas y descontentos pero tratando de salir adelante por la distancia y el trabajo de Diane en teoría era demasiado absorbente ya que tenia que estar viajando a varias partes, a veces me llevaba otras no y estábamos en el tiempo donde yo no podía viajar con ella ya que le había tocado viajar con su compañera Alejandra, alguien que no me cae bien, cuando me la presento yo vi en su mirada cuanto desea a Diane y aunque se que se le insinúa, Diane no se da cuenta o se hace pero se muy bien las intenciones de Alejandra y me hierve la sangre que estén mucho tiempo juntas, no es que no confié en Diane es que tengo que cuidar lo mío al fin de al cabo es mío, y ya llevamos un mes sin vernos y si es cierto que hablamos todos los días pero todos sabemos que no es lo mismo.


Hoy cumplimos 6 meses y pues la verdad no me ha llamado, ni nada, y mi dia se empieza a oscurecer y estos algo seria con mis empleados, mi secretaria Laura sobre todo sabe muy bien porque estoy tan cortante pero como ellos no tienen la culpa debo cambiar – estaba en mis pensamientos, viendo el infinito cuando no había notado que estaba Laura parada en frente mio – Laura: Tierra llamándote Sara jajajaja – se burlaba de mi como si no fuera su jefa y eso me encantaba, me distraía del aquel mundo frio de mis pensamientos Yo: Si aquí estoy, ya deja de burlarte. ¿Tenemos mas trabajo? La verdad ya quiero irme – dije esto con un tono bajo el cual ella noto inmediatamente. Laura: Si debes ver al último personaje, es el mas importante – no dejo que yo respondiera, la verdad estaba cansada y apenas era medio dia, entonces la vi entrar y luego se acercó a mí y me dijo – Vamos cambia esa cara, este es que te va ayudar con eso que tienes – entonces me dije con que me va ayudar y que tengo yo – estaba pensando cuando ella abrió la puerta y vi la silueta de una mujer y Laura tenia una sonrisa de oreja a oreja y yo no entienda nada, al parecer la mujer estaba hablando por celular, viendo esa silueta me parecía conocida pero sacudí mi cabeza tal vez ahora si necesitaba ir al psicólogo porque ya empezaba a imaginármela hasta donde no era.


Cuando entro aquella mujer, la vi desde abajo hacia arriba, tenia unas botas color metalico oscuro no muy altas ya que note que ella era bastante alta subiendo por sus largas piernas tenia un jeans ceñido a su figura, en su torso vi una blusa gris con un escote profundo por Dios casi me pierdo ahí, acompañado a eso tenía un blazer negro que le hacía juego con su hermoso cuerpo, note su cabello en los hombros, una sonrisa hermosa y unos lentes oscuras estilo piloto que Dios mio me mato, y a pesar de ello su mirada era penetrante, era ella Diane todo eso escaneo duro segundos, cuando vi estaba al frente mio levantándome y regalándome las ganas de volver a vivir con un beso muy pasional, queriéndome decir te extrañe lo cual yo también se lo devolví hasta que nos separamos y nos quedamos mirando, me había olvidado que Laura seguía ahí cuando oigo a alguien carraspeando la garganta y dice Laura: si bueno a la orden cuando quieran eh! Ajajajajaja – ella se ha ganado el cielo por hacerme esto Diane: Gracias Laura, veo que si fue verdad que la sorprendimos – dijo esto mirándome coquetamente Yo: Ahora hablamos de eso Laura jajaja – totalmente sonrojada Laura se fue, yo seguía viendo a Diane como si fuera mentira, además ella no hablaba, se quitó los lentes y se acercó a mí, me cargo, con mis piernas rodee su cintura, me besaba sin pensar en donde estábamos, entre beso y beso bajo a mi cuello ¡oh si yo ya empezaba a delirar de placer.


Fue retirando mi chaqueta y quitando mi blusa, me besaba, me comía la boca con sus labios, fue cuando sentí que su mano toco mi pezón, si ya estaba semidesnuda y yo en las nubes, gemía en su oído cosa que sabia que la excitaba, me dejo en mi escritorio mientras ella bajo sus labios a mi seno izquierdo lo mordía, lo chupaba y con el otro jugaba con una mano, se quedó allí y había alguien en mi entrepierna que exige atención asi que sin hablar ella noto mi desesperación y muy despacio me quito el pantalón, metió su mano en mi centro y con solo el roce de sus dedos estalle con el primer orgasmo no contenta con eso lo seguía frotando arriba y abajo y pasando muy suavemente por mi clítoris mientras me besaba y con la otra mano en mi pezón izquierdo y yo la apretaba con las piernas exigiéndole mas y mis manos en su espalda le daban a entender que estaba cerca del segundo y así fue acelero y justo cuando iba a acabar saco sus dedos y los reemplazo por su lengua, me succionaba, me chupaba y yo me retorcía de placer y acabe en su boca fue largo e intenso, me limpio con su lengua y subio a verme sus ojos estaban oscuros del placer, note su sonrisa coqueta y victoriosa, porque sabia que si hablaba yo hubiera razonado y no lo hubiéramos hecho en mi oficina y aunque nunca se lo dije cumplió mi fantasía, la bese tiernamente y me dijo: Diane: Feliz mes hermosa, te extrañe – lo decía haciéndome puchero, ella era un contraste de personalidad muy peculiar, la forma como se convertía cuando hacíamos el amor y la manera en que me habla es como tener dos novias y ni hablar cuando se coloca los gafas para leer y ella me encanta en todas sus facetas


Me encantas ¿ya te lo había dicho? – lo decía regalándole una mirada tierna y acariciándola Diane: Si, yo tengo ese efecto en las personas – lo dijo guiñándome el ojo, le di un golpecito en con mi codo – auchh – dijo quejándose, ella en eso era una buena actriz podía hacerme retractar de mis atentados – Ok esta bien, tu también me encantas y me fascinas mujer, lo siento por no haber estado este mes, pero Heme aquí soy toda para ti – dijo esto regalándome un beso en la frente y yo derritiéndome a sus encantos Yo: Aun no hemos terminado, debemos salir de aquí – dije esto terminándome de organizar la ropa – Vámonos, tengo necesidad de probar tu cuerpo, además veo que has adelgazado amor, ¿haz comido bien? – pregunte con un tono de madre preocupada Diane: Ah pues he tenido mucho trabajo amor – respondiéndome con un puchero y su miraba estaba clavada en el suelo, sabía que no me gustaba que colocara el trabajo antes que la comida – Salimos de la oficina, me dirigí donde Laura mi secretaria y le dije que dejara todo para mañana a lo cual ella no le sorprendió porque me dijo que ya lo había hecho. Cuando estábamos saliendo, Diane se colocó los lentes, me gustaba verla así, le daba un toque misterioso y lujurioso para mi, porque yo sabía que ella me observaba de hecho podría adivinar que me desnudaba con la mirada y de solo acordarme de lo que acabo de pasar me sonroje.


Ya en el parqueadero me dice que deje mi carro, que ella me trae mañana, acepte sin mas pero note cierto misterio aunque no le preste atención, hasta que vi un Mercedes Benz negro, muy lujoso y parqueado frente a mí, ella se bajó con su sonrisa de medio lado y me abrió la puerta del copiloto y antes de subirme me dijo - es lo único bueno de mis viajes, la paga – y me guiña el ojo. Ya adentro del auto era un sueño, cogineria fina, era muy cómodo la verdad y como siempre ella manejando rápido, como si estuviera en una película dice que auto le da ese efecto. Fuimos a almorzar, charlamos y fue entonces que me di cuenta que ella había vuelto antes de lo que terminara el viaje, y aunque me dijo que ya su presencia ya no era tan necesaria, no le crei del todo, ya que varias veces tuvo que levantarse para contestar el celular y yo la escuchaba alegar, al parecer le decían que tenia que volver pero ella se negaba, se me hizo extraño porque por lo que me había dicho Diane ese viaje era algo super necesario para la empresa que ella trabaja y sobre todo para ella ya que se vería reflejado en su cuenta bancaria y entonces me empecé a preguntar que paso para que ella regresara de repente asi, y yo sabia que la razón principal no había sido yo, si no que había algo que ella no me había contado, la vi regresar a sentarse y aproveche para preguntarle no era justo conmigo quedarme con la duda.


Dime el motivo principal por el cual te viniste antes que tu viaje terminara? – la mire de manera que supiera que no me puede engañar y agregue – te conozco muy bien y se que hay algo mas aparte de nuestro aniversario que te hizo regresar – creo que eso la tomo por sorpresa porque se quitó los lentes, note algo en su mirada pero no preste atención y respiro hondo como si fuera largo lo que fuera a contar Diane: Bueno lo que paso fue – hiso una pausa y que larga pausa y continuo – lo que paso fue – volvió a repetir, algo no andaba bien me dije y tiene nombre – Fue que yo concrete el 70% de la negociación ya que Alejandra estaba muy nerviosa y entonces yo le di el toque final y todo iba súper bien, pero – hizo una pausa y me miro – pero antier yo ya lo había notado pero no le prestaba atención, pero Alejandra me intento besar como celebración de aquel paso – he allí ya lo decía yo porque que eso tenía nombre, como detesto a esa niña y ella continuo mirándome a los ojos como para darle veracidad a lo que me dice – pero yo le dije que ese viaje había sido estrictamente de trabajo ya que yo tenía novia le dije, se lo explique y entonces entendí porque no había concretado aquel negocio pretendía tenerme más tiempo fuera y yo no estaba dispuesta a eso, asi que ayer deje organizado todo y le dije a los inversionista que cualquier cosa quedaba Alejandra encargada de todo porque debía volver por una situación familiar y ellos entendieron pero a ellos no les agrada Alejandra y ahora no han firmado el ultimo y mas importante contrato y Alejandra quiere que yo vaya pero no voy a ir.


Acabo botando todo el aire que supongo que había retenido porque hablo muy rápido, me reí por eso y conteste – Yo: Deberías volver – dije esto sin parpadear, pero ella me miro extrañada y agregue – Amor el negocio es tuyo y yo ya sabia que Alejandra estaba detrás de ti, pero quise controlar mis impulsos, separa tu vida personal de lo laboral – iba a hablar pero la frene y continúe – yo lo se, es difícil – dije esto cogiendo su mano y regalándole una mirada tierna y comprensiva – pero a ti te gusta darte lujos, como aquel auto que tienes nuevo, y eso no lo logras detrás de la cobardía, ve y demuéstrale lo que yo valgo para ti y culmina el contrato – no se de donde salieron esas palabras pero admire el hecho de que ella tuvo el valor de contármelo, aunque eso no se iba a quedar así, tendría una charla con esa Alejandra, entonces vi como su mirada cambio, rompí con todos sus esquemas, estoy segura que ella tenia una excusa para cada uno de mis contrataques pero solamente se limitó a callar y en eso volvió a sonar su celular y contesto la escuche decir – Mañana viajo – y colgó y se sentó y me miro y me dijo Diane: Nunca me arrepentiré de haberme fijado en ti, Te amo – su mirada brillaba tanto que le podría ganar a la luna y su esplendor, nos miramos y nos fundimos en un beso tierno y lleno de amor.


El resto del día la pasamos muy bien entre risas, coqueteo y haciendo el amor, me demostraba en cada beso, en cada caricia, en el tacto de sus dedos con mi piel todo ese amor desbordante que tenía para mi, de la nada surgió aquella mujer romántica y me dedica versos y poemas. Al otro día me llevo a mi oficina, nos despedimos con un beso de amor y pasión y me dijo que me iba a llamar a darme informes de lo cual asentí pero no dije nada, ella igual entendía que estaba en una posición no muy agradable y no me presiono para que le respondiera por lo cual agradecí. Aquella situación me dejo como en shock apenas venia asimilar lo que podría pasar, pero confiaba en Diane y ahora tenia que hacerlo mas por lo cual me dedique a trabajar sin descanso para no darle tiempo a mis pensamientos para que me mortifiquen, en eso entro Laura y se sentó enfrente mío pero yo no quite la mirada del computador y entonces la escuche abrir la boca pero no dijo nada, entonces pregunte yo. Yo: ¿Que pasa Laura? – Sin quitar la mirada de lo que estaba haciendo y agregue – te comieron la lengua los ratones Laura: No señora, solo que me estaba preguntando que paso con lo persona que salió feliz de aquí y se puede decir que volvió peor que como llego ayer – dijo esto y me dejo fría, entonces pensé tanto se me nota Yo: No pasa nada solo que he venido concentrada a terminar este documento es para mañana ¿recuerdas? Lo dije para que no me hiciera mas preguntas Laura: Se muy bien Sara que no es por eso, ¿Qué paso con Diane? Me llamo y me dijo que no le has contestado el celular, además no ha salido de aquí en todo el día parece que no quisieras saber de nadie más – entonces mire la hora eran las 4pm y no había almorzado, me sorprendí porque mis pensamientos no me atacaron pero me había olvidado de Diane y entonces Laura sabiendo que me estaba orientando en espacio y tiempo agrego - te traje almuerzo y de aquí no me muevo hasta que me cuentes que paso.


Ella cuando quería era dominante, Laura era una chica de unos 25 años, muy linda, alta, cabello negro azul y sus ojos miel, tez blanca y muy femenina, se había ganado mi confianza por su trabajo ya que era muy eficiente y ella sabía mi historia muy bien con Diane y no me quedo de otra que hacer a un lado mi trabajo, almorzar y contarle lo que paso, lo cual ella “muy sabia” respeto al tema me daba ideas de cómo hacer que Alejandra tuviera una muerte “accidental”, Laura me hacia reír mucho para distraerme en momentos asi, hasta que lo inevitable debía realizarlo si o si, así que sin más llame a Diane Diane: ¡Hey Hermosa! llevo todo el día llamándote – su voz se notaba nostálgica, demás que creyó que no quería hablar con ella Yo: Lo siento amor, estaba llena de trabajo y se me había olvidado revisar el celular, Laura vino a sacarme de la cueva – lo dije de la forma más natural para ella no notara que era que no quería pensar en lo de Alejandra Diane: Ahh si, yo la llame para preguntar por ti y al parecer se demoró más de lo que pensé – tenía que cambiar mi tono de voz para contestar o si no ella se iba a culpar de haber hecho refugiar en el trabajo Yo: si aquí estuvo, me saco de la cueva de mi trabajo – la hice reír y agregue lo inevitable – ¿Cómo te fue? – pregunte temiendo la respuesta, note como cambio su expresión Diane: Pues mejor de lo que esperaba los inversionistas ya firmaron, mañana voy a la oficina entrego papeles y espero el resto de mi pago y pues – hizo una notable pausa y respiro – y Alejandra me acompaño a la final del contrato y me dijo que ya había enviado la carta de renuncia – notablemente me sorprendí – y pues me dijo que ella se había enamorado de mi sin pensar y que creyó que lo que yo tenia contigo era un capricho, hasta que me vio llegar hoy, supo que tu eras mi felicidad y eso eres hermosa por eso no quiero perderte – dijo eso con total sinceridad sonreí por eso Yo: ¿Cuándo vienes? O me volverás a sorprender? – dije esto recordando lo que habíamos hecho el día anterior en mi oficina Diane: sí que te encanto eh! – Soltó una carcajada y agrego – la próxima semana me dan unos días de descanso yo te aviso hermosa Fue agradable romper la tensión que teníamos, seguimos charlando un rato y me sentí viva de nuevo, realmente estar sin ella a veces me pone mal, pero ya tenía la idea de que hacer para nuestro próximo encuentro.