Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

Mi primera vez

Alternaba mi mirada entre la cristalera y el reloj…fuera el viento y la lluvia hacían oscilar los árboles y obligaban a los pocos peatones que pasaban a agarrar con fuerza sus paraguas mientras se encogían para que el frio y la lluvia les afectara lo menos posible… Dentro al calor del agradable café, solo me fijaba en las mesas salteadas de los pocos que un día así había elegido el local para tomar algo caliente…allá una mesa con dos enamorados que se cogían las manos mientras se miraban como dos tortolitos, un chico ojeando el periódico, unas señoras discutiendo quizá del excesivo de la cesta de la compra en una mesa demasiado pequeña para sus consumiciones…poco mas camareros ociosos discutiendo quizá el último partido... El reloj…pasaba…sobre la mesa mi teléfono en silencio, cada poco tiempo mis nervios me llevaban a leer su último mensaje “A las siete en la cafetería Alameda, te parece?”…eran ya las siete… Llegué a las seis, mi estómago no aguantaba mas los nervios…solo hacia un par de días que había dado el paso…y ahora qué? Vi su anuncio en una página cualquiera: “Mujer madura, lesbiana, falta de recibir cariño y sobrada para darlo, busco chica joven para conocernos y lo que surja” Fue un impulso, respondí de una forma tan mecánica: “Hola me llamo Loli, tengo 20 años y me gustaría conocerte, nunca he estado con una mujer” Pasaron los días y no supe nada, supuse que habría candidatas mucho mejores que yo…la verdad no esperaba nada…no sé por que lo había hecho…tengo novio y estoy muy bien con él, no sé que me llevo a entrar en esa página de contactos aquel día, y mas aún en la página de lesbianas y mas en ese anuncio en concreto, era mi primera vez, y nunca me había sentido lesbiana.


Llegó un día... “Nuevo mensaje de Paula” No lo abrí…me daba vergüenza abrirlo…no sabría que hacer con él…responder? Seguir adelante?...ignorarlo… “Hola cielo, no te preocupes, para todo hay una primera vez…cuéntame cómo eres que buscas?” Oh Dios, no sé, que busco? Ojalá lo supiera, olvidé por unas horas…necesitaba centrarme necesitaba pensar que era lo que me había llevado a hacer aquello…esa noche mientras mi novio y yo hacíamos el amor mi cabeza estaba en otra parte, mi cabeza solo pensaba en esa maldita frase “Que busco?” El reloj otra vez, las siete y tres minutos, busco en el bar no veo a nadie, fuera lo mismo la gente va y viene pero nadie hace el menos ademán de entrar, compruebo que estoy en la mesa indicada, pegada al ventanal y mi abrigo rojo bien a la vista en el respaldo de la silla. “Hola cielo, te interesa el anuncio?” El segundo correo llegó a media noche, sola en mi habitación rodeada de apuntes lo miré una y otra vez, empecé a redactar una contestación tantas veces…que finalmente solo me salió un “Si, lo siento estuve liada”. Cuando mi correo volaba por el ciberespacio mi mente me trajo un “Loli que contestación tan estúpida has dado”…Vaya ahora no solo soy indecisa sino también tonta… Su contestación fue rápida… -Indecisa? -Si. -No tengas miedo…te apetece charlar un rato?, No te voy a comer por correo electrónico…jaja. -Hola Paula. -Hola cielo, cuéntame de ti, como eres? Yo tengo 55 años, soy rubia, 1,70, guapa. Y tú? -Bueno, tengo 20 años, 1,65, morena, y un poquito rellenita… -Ves, no pasa nada por charlar un poco…dime que buscas? Sio es tu primera vez…que esperas? Tienes novio o marido? -No sé, no sé lo que busco o lo que espero…solo me gustó tu anuncio..Y si tengo novio.


Bueno Loli, no pasa nada, muchas veces hay que probar cosas por que algo en tu interior te lo pide aunque tú no lo sepas, yo pasé muchos años casada sin saber que era lo que realmente me gustaba…supongo que a ti te ha pasado eso y no pasa nada por tener esa curiosidad. -Si supongo—otra vez mas mi rico vocabulario escribiendo- -Mira Loli, piénsalo, si quieres podemos conocernos, vernos…lógicamente no pasará nada que tu no quieras que pase…si estás de acuerdo mándame un teléfono hablamos o nos comunicamos nos aseguramos de que somos mujeres que es muy importante con la cantidad de babosos que responden a estos anuncios…y a ver que pasa…te parece…? -Mi teléfono es el 6….. -Te puedo llamar?... -Si… Y sonó mi móvil…una vez…otra…lo miraba…”Número desconocido”…apagué el sonido y veía como la pantalla se iluminaba…vaya cosas que se me ocurren mis padres durmiendo al lado y yo recibiendo llamadas a la una de la madrugada -Hola… -Hola Loli, soy Paula, ves no era tan difícil…que tal? -Bien. -Bueno ya hemos dado un pasito mas no?...jaja…nerviosa? no tienes por que estarlo, si quieres anota mi número 6…, y así ya sabemos que somos dos mujeres y nos quedamos tranquilas. Venga te apetece charlar un rato? Que haces estudias? -Si, estudio -Y que estudias? Yo trabajo, bueno soy autónoma tengo una librería.


Estudio derecho… -jajaja…mi niña veo que estás un poquito cortada…no? No tengas miedo por favor…. -Es que…es que estoy en casa de mis padres…y… -Vale cielo no te preocupes…lo dejamos para otro momento?, por favor llámame…vale? Muchos besos. El reloj volví a mirar las siete y cinco…no vi nada…un señor mayor se había sentado en una de las mesas rompiendo la discusión de los camareros…que apresuradamente le sirvieron su café para volver a la tertulia a la que se había unido también el chico de la barra… En la calle la oscuridad y el temporal casi la habían librado de peatones, salvo pocas excepciones estaba desierta… Después de su llamada volví a concentrarme en mis libros, pero mi cabeza no estaba allí, me preguntaba cómo sería Paula? No sabía nada de ella…le pude caras, cuerpo, me la imaginé de mil maneras…55 años…era mayor que mi madre…como eran las mujeres de 55 años que conocía?, sería una mujer sofisticada…o una mujer de barrio como mi madre?...como vestiría? Me levanté y me acerqué al espejo del armario…me miré y sentí vergüenza…nunca me considere una belleza, ni lo soy…mis tetas grandes disimulan mi cintura no gorda pero tampoco delgada…bajé mi pantalón y me miré el culo y las piernas pensando en si podrían resultarle sexys a una mujer…tenía la cabeza tan aturullada… Mi mano acarició una de mis tetas y me miré en el espejo…llevé la otra mano a mi coño y aparté la braguita para acariciarme…estaba mojadísima…la situación me había puesto a mil…el leve roce de mis dedos en mi clítoris me hicieron doblarme e instintivamente cerrar mis piernas para hacerme correr solo con ese roce… Nunca me había acostado tan excitada…necesitaba algo…mi cabeza daba vueltas a la situación y no encontraba una postura en cama que me hiciera dormir o por lo menos me ayudara a olvidarme de Paula.


El día siguiente al levantarme revisé los correos…por la noche había recibido un wassap de ella… -Loli, me has gustado, me gustaría mucho conocerte, espero quieras dar ese paso y podamos conocernos.. Besos Paula. Quizá en algún punto esperaba que lo de ayer hubiera sido un sueño… Toda la mañana fui un manojo de nervios, no tengo ni idea de que pasó en clase, mis amigas se dieron cuenta y lógicamente lo achacaron a un problema con mi novio…bueno si ellas supieran…mi novio?...bueno poco se enteró quedamos para estudiar pero estaba mas interesado en el partido de fútbol que en si yo estaba rara… Al mediodía…otro wassap: -Hola cielo…que tal? Puedes hablar…? -Hola Paula… -Por qué no quedamos para tomar un café…que te parece? Eran las siete y siete minutos… Después de comer fui a mi habitación…que ropa se pone una chica cuando ha quedado con otra?...miré mi armario de estudiante…vaqueros?...leggings?...me probé una y otra vez buscaba algo que a la vez que discreto fuese sexy…sexy? Estaba pensando en gustarle a Paula?, bueno ya había dado el paso…había quedado ahora quería gustarle… A medida que transcurría la tarde mi excitación iba en aumento…no encontraba nada…en las ventanas el viento y la lluvia sonaban con fuerza…se me pasó varias veces cancelar la cita…miraba el teléfono…una blusa…falda? Si una falda me gustan mis piernas…una faldita corta…unas botas…tengo que ponerme botas con la lluvia los charcos…me miré al espejo…Loli que estás haciendo?...eran las cuatro….mi estómago estaba revuelto.


Qué hago?....instintivamente salí de casa…no podía quedarme allí si lo hacía sabía que me echaría atrás… Los mensajes repicaban en mi móvil: mis amigas, mi novio…no respondí a ninguno…salí a la calle agarrando el paraguas con ambas manos…el viento y la lluvia me azotaban la cara…no sabiendo que hacer me dirigí a un centro comercial por el que vagué mirando escaparates, observando a la gente que se cruzaba conmigo…el reloj pasaba tan lento…parecía que cada minuto durase 10… Miraba el teléfono esperando algún mensaje de ella…”No disponible”, ya lo sabía que iba a estar así…ella me había dicho que en el trabajo lo desconectaba…esperaba que llegase algún mensaje diciendo me “No puedo ir, lo siento”…me sacaría tal problema de encima…si ella cancelara la cita…bueno se acabó…ya está… Las cinco…decidí ponerme mi abrigo rojo…era lo mas diferenciador que se me ocurrió para que me reconociese…un abrigo rojo con forro de piel…no hay muchos…en el centro comercial me asfixiaba de calor con el puesto… Salí a la calle…el fresco del temporal me sentó bien…por las calles de la ciudad próximas a la universidad se movían los estudiantes dispuestos a disfrutar de la noche del jueves…el móvil sonaba…yo había decidido quedar con ella el jueves…el día que podía disponer de mas tiempo parta poder salir de noche…vaya…lo había hecho adrede? Había pensado en que era jueves?...bueno supongo que habría surgido… -Te parece si quedamos mañana?, mira hay una cafetería al lado del parque, en la zona peatonal…Alameda…seguro que la conoces? -Si…la conozco.. -Hacen un chocolate riquísimo y con este frio…mira sobre las siete te parece bien?. -Si… -Allí estaré llevaré un abrigo negro, con un vestido verde…coge una mesa en la cristalera…te parece? Me encanta mirar por la ventana los días de lluvia…Como irás vestida? -Pues…no sé con un abrigo rojo…? Te parece? El resto es que no sé normal.


Genial…bueno cualquier cosa me dices…aunque durante el trabajo suelo tener el móvil apagado…pero espero que no pase nada… Eran las siete y diez….era una tonta…me había ilusionado con esta tontería…bueno que le aportaría yo a esta mujer?...quien sabe habrá pasado por delante me habrá mirado y habrá pensado que no le gusto…o que bueno a fin de cuentas no soy mas que una niñata que no sabe lo que quiere… tenía ganas de llorar…miré por última vez el teléfono, la calle… -Hola, este abrigo rojo es tuyo? Mi corazón dio un vuelco…alcé los ojos…una mujer rubia…guapísima…me miraba mientras se sacaba un abrigo negro para colocarlo en la silla…bajo él un vestido verde…sus pelos rubios caían sobre su cara todavía rizados por el viento que hacia fuera… -Disculpa el retraso Loli… Se acercó hacia mí para darme dos besos…yo como una estúpida, paralizada no acerté casi a levantarme..Pero acerqué mis mejillas a las suyas…se sentó en la silla que quedaba libre a mi lado, las pequeñas mesitas redondas en las que intentaban colocar cuatro sillas se quedaron pequeñas para ambas y sus pies tropezaron con los mies -Por que eres Loli….no? jajaja. -Sí que tal? -Discúlpame cielo, es que me lié en el trabajo, cuando tienes prisa parece que siempre hay alguien dispuesto a fastidiarte, ni tiempo para mandarte un mensaje… -Hace mucho que esperas..? -No-mentí- llegué hace un ratito… -Bueno aquí estamos…vaya es la primera vez que quedo si mandar foto…pero bueno merece la pena…eres muy guapa Loli… El camarero apareció como dándome un respiro a tener que contestar a aquel cometario… -Ummm yo me tomaré un chocolate calentito, tú quieres otro? -Si tomaré otro… Al irse el camarero, Paula me miró, su cara era preciosa, tenía una tez pálida que hacía que sus preciosos ojos verdes destacasen como dos esmeraldas… -Bueno Loli…hay que tener cuidado con el chocolate dicen que es afrodisiaco…jajaja.


Creo que me puse tan colorada con este comentario que debí parecer aún mas idiota de lo que ya estaba siendo…no sabía que decir…creo que la miraba como embobada, supongo que debí de emitir alguna risa estúpida…Dios Loli, que tonta eres, estás quedando como una tontita.. -Si jiji, eso dicen… -vaya, aún tienes miedo?... Su mano acarició suavemente mi muslo al decir esto… -Bueno tranquila…que tal el día? Vaya temporal no? Mira como me ha puesto los pelos…jajaja parezco una loca… El camarero trajo las consumiciones, lo miré y en el momento pensé..Dios que mirada, sabe que hemos quedado, al volver a la barra lo seguí con la mirada..E imaginé que sus comentarios con sus compañeros eran del tipo mirad esas dos lesbianas de la mesa… -Loli, venga mujer, tranquilízate, preferías haber quedado en otro sitio? -No que va aquí está bien… -Mira si te encuentras incomoda me voy, o si quieres vamos a otro sitio… -No que va, es que… -Ya, te entiendo…me encanta tu timidez…jajaja… Agarré mi taza y la moví en círculos en su plato…no me atrevía a mirarla mis ojos se perdían en el espeso chocolate que era incapaz de fluir siguiendo el movimiento que le daba. -Pues, te decía a última hora han llegado unos clientes y me han dado la tarde, como te dije tengo una librería, estoy especializada en libros técnicos e hija, tengo cada cliente que es un rollo, y bueno lo siento no era plan echarlos pero por dentro estaba deseando que se fueran de una vez…normalmente cierro un poco mas tarde pero la verdad quedé contigo tan temprano por que no contaba con nadie… -Ya no te preocupes… Su mano acarició otra vez mi muslo… -venga cuéntame de ti…tienes 20 años, tienes novio, vives con tus padres, estudias derecho…y… -Y…que? -Y…has respondido a un correo para quedar con una lesbiana de 55 años…jajaja…cuéntame de eso.. -No sé, si te digo la verdad…no sé…lo vi…estaba aburrida… -Sueles entrar en esas páginas?...buscabas algo en concreto? -Bueno entro a veces, no sé no buscaba nada en concreto me llamó la atención tu anuncio, no sé que decirte… -Bueno, pues aquí estamos, mira ya nos conocemos…no tienes por que tener miedo o nervios, yo solo busco alguien con quien estar y como pone en mi anuncio “lo que surja”…no va a pasar nada que no queramos las dos…vale? Sus ojos se fijaron en los míos… -Vale… -Yo estuve casada bastantes años, pero bueno la situación tenía que estallar, no sé si el problema era mi marido o los hombres en general.


Ojo no odio a los hombres…pero descubrí que lo mío no era eso, me gustan las mujeres…y bueno he estado con algunas, todas así quedando con ellas, no sé tampoco lo que busco, una pareja estable? Una amiga?, supongo que una mezcla de todo… -Me gustó tu respuesta, bueno a decir verdad me encantó lo de que sea la primera vez que quedas con una chica…jiji…en este mundillo pues al final hay mucha indecisa, mucha loca que solo te da problemas, bueno supongo que lo normal al tener que quedar por internet, no me gusta tampoco mucho lo de ir a locales les, no tengo nada que ocultar, pero tampoco me gusta exhibirme… -Y bueno…por tomar un chocolate calentito…venga cuéntame de ti…que te parezco? Una vieja? -jajaja…nooooo para nada!!, me pareces muy atractiva…guapa… -Jajaja menos mal…gracias…tu también lo eres….tienes una cara muy dulce… Su mano acarició mi mejilla apartando mi melena hacia atrás…su contacto hizo que un escalofrío recorriese mi cuerpo…supongo que mis mejillas se pusieron rojas como un tomate una vez mas…. -Me encanta el chocolate de este sitio…me tomaría una docena al día…y con este frio…solo me lo impide la talla de la cintura…jajaa…si me dejara llevar…bueno y lo del afrodisiaco…hay que tener también cuidado con eso.. Al decir esto me guiñó un ojo…y sonrió…yo también… Rompimos el hielo de maravilla, al rato allí estaba yo contándole a una mujer que acababa de conocer mi vida, mis novios, mis estudios…no sé cómo me pasó el tiempo… -Vaya si ya son casi las nueve…Loli que haces?... -No sé… -No tienes compromisos? -No, la verdad es que no… -Mira paró de llover, podemos dar un paseo, te parece? -Bueno…es que no sé…si me encuentro a alguien conocido… -Bueno, si lo prefieres…podemos ir a mi casa…está aquí al lado… -Bufff…es que… Mi mente estaba bloqueada…si quiero ir a tu casa, quiero que me beses, que me vuelvas a acariciar la cara, la pierna…pero por otro lado eso era lo que me atemorizaba…que pasará en su casa…?


Venga Loli…picamos algo en casa…francamente es la hora de cenar no?... Paula pagó las consumiciones y tras ponernos los abrigos nos encaminamos a la puerta…El frio de la calle me hizo como despertar en la realidad, caminamos juntas…yo intentaba como escapar de su roce…cuando su mano cogió la mía… -Dios Loli, tienes las manos congeladas… Acarició mi mano como intentando que entrara en calor…el miedo a que alguien me viera me hizo retirarla y guardar la en el bolsillo de mi abrigo… -Me encanta la zona vieja después de la lluvia a ti no?, con el reflejo de las farolas en la piedra… Caminamos poco mas de cien metros… -Bueno esta es mi casa, y mi librería. Vaya la librería es una de las mas famosas de la ciudad, efectivamente es una librería especializada en temas universitarios, yo nunca había estado en ella… -La librería es de mi familia desde hace cien años….no sabes lo que peleé por ella, con el divorcio y eso…bueno y mi casa es arriba… Abrió la pesada puerta de madera y me introdujo a un pequeño portal de que salía una escalera empinada, ala lateral una puerta daba a lo que suponía es el bajo donde se encontraba la librería…El pequeño espacio del recibidor hacia que al menor movimiento nos rozáramos…al cerrar la puerta su mano se acercó a mi cintura y me invitó a subir las escaleras… -Sube al segundo piso cielo…el primero lo usamos de almacén… Subí las escaleras seguida por ella…al llegar al descansillo del segundo nos volvió a pasar lo mismo entre risas y roces a veces accidentales otros no…ella introdujo su llave en la cerradura invitándome a pasar a un precisos piso… Al fondo se encendieron unas luces tenues que delataban un precioso salón…siguiendo sus indicaciones me adentré hacia él… El calor del piso contrataba con el frio que hacia en la calle…sus manos me ayudaron a sacar mi abrigo que quedó colgado junto al suyo en el recibidor… -Que te apetece cielo? Tienes hambre? Algo de beber? -No gracias, no tengo hambre… -Un vinito? A estas horas me entra muy bien un vinito blanco… -Vale gracias.


La seguí hasta la cocina, sacó un par de copas de un armario y una botella de la nevera…la abrió y vertió en ambas copas una buena cantidad… Acercándome una de ellas…chocó la otra haciendo un brindis.. -Bueno por nosotras no?...por un bonito día… -Si… -Bueno vamos a la sala cielo… Las piernas me temblaban como nunca, cada paso que daba tenía miedo de caerme de bruces en el suelo, su mano otra vez fue a mi cintura indicándome el camino sus dedos juguetearon un poco en mi espalda e inocentemente se dejaron caer rozando suavemente mi trasero…un escalofrío me recorrió el cuerpo mientras caminaba hacia el salón… -Ponte cómoda… Se acercó a una vitrina de dónde sacó unos posavasos al mismo tiempo puso música, la luz del salón era tenue, la atmosfera romántica… Me senté en el sofá a la esquina, como queriendo defender por lo menos uno de mis costados, con las piernas dobladas sobre el cojín…ella a mi lado…cerca olí su perfume por primera vez fresco… -A ver esas manitas…seguro que todavía las tienes congeladas.


Cogiendo mis manos entre las suyas las acarició con suavidad, sus dedos llegaban hasta mis muñecas…y de la forma mas natural las acercó a sus labios y besó tiernamente mis dedos. Mientras su mano seguía jugando con las mías movió su brazo hacia mi espalda…acarició levemente mi cuello…y acercó su cabeza a mi mejilla…volteé mi cabeza hacia ella y sus labios recorrieron mi cara hasta rozar mis labios…un pico…un leve roce de su lengua en mis labios…los entreabrí y sus labios se juntaron con los míos, esperé su lengua impaciente y noté como entraba buscando la mía, su brazo empujó levemente mi cabeza hacia ella y nos fundimos en un beso…mi primer beso… Recostándose en el sofá me atrajo hacia ella me recosté con mi cabeza a la altura de su pecho, sentí el palpitar de su pecho, y la dureza de su pezón en mi cara…sus manos juguetonas acariciaban mi pelo, mientras la otra poco a poco buscaba los botones de mi blusa, poco a poco fueron cayendo, dejando mi sujetador a l avista, sus dedos acariciaron mis pechos primero por encima del mismo luego entraron en él y noté como jugueteaba con mi pezón.. Me hablaba…su voz entre susurros me relajaba, sus labios al callarse besaban mi frente…no sabía qué hacer…en mi interior deseaba incorporarme y besarla…la estaba deseando…estaba deseando que me besara otra vez…ella lo sabía. Con un ademán noté que me incitaba a levantarme de rodillas sobre el sofá, ella también nuestras caras se miraron frente a frente y nos acercamos a darnos otro beso, este ya no era un beso romántico era un beso de deseo, su lengua buscó la mía, su mano en mi mejilla dirigía los movimientos de nuestras bocas…sus manos terminaron de sacar la blusa ya desabrochada, hábilmente soltó el corchete de mi sujetador dejando mis pechos totalmente al aire…Me dedicó una mirada pícara, y guiñándome un ojo…acercó su boca a mis pezones…suavemente primero con su lengua y con tiernos mordisquitos después empezó a jugar con ellos…el placer me derretía por dentro…agarré su cabeza con mis manos y le hice ver que siguiera así…lo que ella hizo sin ningún disgusto.


Alternaba sus lamidas en mis tetas con besos…juguetona acercaba sus labios a los míos y hacia que fuese yo quien los buscase, cosa que hacia desesperadamente, su sonrisa y sus brillantes ojos me hacían sentir tan relajada…yo…solo hace unos días ni me hubiera imaginado esto…deseando los labios de otra mujer. Una de sus manos rodeó mi cintura y se introdujo dentro de mi falda, palpó para descubrir como podía eliminar este obstáculo y al descubrir la cremallera la bajó dejando que cayera en mis rodillas…ohh dios mío que vergüenza… Ahora fue ella quien me empujó a tumbarme en el sofá, se recostó encima de mí y mientras me besaba otra vez su mano se introdujo por debajo de mis pantis y de mis braguitas…noté como un dedito jugueteaba con mi sexo… -Ahh… Suspiré…su mano experimentaba en mi mojado coñito…lo acariciaba….pellizcaba mi clítoris…incorporándose sus manos acariciaron mis piernas hasta llegar a mis botas, que sacó para luego hacer lo mismo con mis pantis y bragas…quedé desnuda ante ella tumbada mientras la miraba. Su mirada me transmitía una sensación de seguridad, y de deseo, aprovechó el estar levantada para sacarse su vestido, dejó al aire sus preciosos pechos, cubiertos por un sujetador negro de encaje…alargué mis brazos para rozar sus pechos, era la primera vez que tocaba un pecho de mujer que no fuera el mío…redondos, con los pezones duros y erectos marcados en el sostén…esté cayó, dejándolos al descubierto, con dificultad sacó también sus braguitas igualmente negras, vi su sexo por primera vez, estaba recortadito, sus pelitos cortos marcaban un triángulo sugerente.


Así desnudas se recostó sobre mí, acercando nuevamente sus labios a mi boca, nos besamos con pasión , desenfrenadas, me abrazó la abracé, nuestras piernas se entrelazaron, ella buscaba el contacto intimo entre nuestros sexos, nuestras tetas se rozaban, sus pezones al rozar los míos me producían oleadas de placer, su manos volvieron a buscar mi sexo, y sus dedos se movían a su antojo en él gracias a la humedad que tenía… -Sollozaba de placer, pequeños grititos salían de mi boca cuando no estaba sellada por sus labios, de repente sus dedos se introdujeron por fin en mi coño, noté la facilidad con que dos o tres de ellos entraban en él, como se movían en mi interior hábilmente buscando el punto en que mi cara delataba mayor placer…de repente con un grito que no puede callar me corrí, un orgasmo tan increíble como nunca, noté como mi cuerpo no me respondía y arqueando mi espalda me abracé a ella como deseando que no se acabase nunca… Sin tregua por su parte su boca descendió hacia mis pechos, nuevamente me miró con sus ojos traviesos…dio pequeños lengüetazos en mis pezones, me pedía que fuese yo quien le pidiese mas, y yo lo deseaba, con sus manos junto mis tetas para poder abarcarlos con su lengua, su boca, sus dientes que mordisqueaban mis pezones…el placer me derretía…hasta creo que pequeñas lágrimas salían de mis ojos por el placer. Cansada de su primer objetivo su lengua bajó por mi estómago, cosquilleó en mi ombligo y llegó a mi jugoso sexo, un lengüetazo primero, se acomodó abriendo mis piernas con sus manos, así abierta de piernas a su lengua se sumergió en un sinfín de lengüetazos, mordisquitos, su lengua entraba y salía de mi coño como si se tratara de un pene en miniatura, paraba y aspirando mi clítoris jugueteaba con él, uno, dos, no sé cuantas veces me corrí con su lengua hundida en mi sexo…no podía soportarlo mis brazos acariciaban sus hombros el único punto de su anatomía a mi alcance, mis sollozos y gritos de placer resonaban en la habitación, instintivamente intentaba cerrar mis piernas para hacer parar las oleadas de placer pero Paula las mantenía abiertas, como deleitándose del placer que me estaba provocando.


No sé el tiempo que duró este placer, hasta que satisfecha levantó su cabeza y me miró con una sonrisa preciosa y satisfecha…su boca volvió a cercarse a la mía saboreé por primera vez el sabor de mis jugos, lamí sus labios salados empapados de ellos, el olor que me llegaba me excitaba, tras una sesión de morreos se incorporó reclinándose hacia atrás agarró mis manos y me atrajo a situarme encima de ella…era mi turno..la timidez me bloqueaba pero el deseo me empujaba a experimentar su cuerpo, de rodillas con ella acostada en el sofá me fui inclinando mis manos acariciaron primero sus pechos, los recorrí con los dedos desde su base hasta los pezones, la miré buscando su aprobación sus ojos me decían “sigue”, acerqué mi boca, noté el taco duro de sus pezones en mi boca, un gemido salió de su boca, su aprobación me hizo seguir jugando con ellos, los succioné, los lamí, hasta que sus brazos me empujaron hacia abajo indicándome lo que debía hacer, me arrodillé y olí su sexo, su olor fuerte al principio me hizo dar un respingo, pero finalmente con mis manos abrí la linda almeja que me presentaba, las gotitas grisáceas de sus jugos me mostraban su excitación, la miré su mirada me volvió a denotar su deseo, sus dientes mordían su labio inferior, su deseo me hizo sentir mas fuerte y lamí por primera un vez un coñito, mi lengua torpe inició su lamida en su base y lo recorrió de arriba abajo, la segunda vez me detuve en el pedacito de carne que sobresalía lo introduje en mi boca, jugué con él, mi inexperiencia hacia que por momentos le hiciera daño, cosa que notaba por su instintivo cierre de piernas, sus manos empujaban mi cabeza hacia el interior de su cuerpo, mi lengua se introdujo ahora en toso su ser, recorrí las entrañas hasta donde me dejaba mi pequeño instrumento, ella gemía, sus piernas se entrecerraban en mi cabeza, se retorcía, diciéndome que por favor siguiera.


Finalmente sentí como un espasmo en su cuerpo, que me hizo levantar la vista…”Sigue por dios…sigue”…mirándola introduje mi manos en su coño, apreté con mi pulgar su clítoris mientras introducía mis dedos en su vagina, los moví en su interior mientras la miraba, sus ojos cerrados, su cabeza se incorporaba y bajaba sin orden…gemía, gritaba sollozaba…finalmente en un último estertor que terminó con un grito…se desplomó hacia atrás sus piernas se cerraron atrapando e inmovilizando mi mano. La saqué instintivamente me la acerqué a la nariz y la olí, después me la introduje en la boca saboreando otra vez el sabor de los jugos. Me recosté sobre ella y la besé ella respondió a mi beso. Agotadas y sudorosas nos acurrucamos, mi cabeza quedó a la altura de sus pechos mientras ella jugueteaba con mis cabellos, calladas, no teníamos nada que decirnos, ocasionalmente mi mirada buscaba la suya y nos sonreíamos, en un momento no pude evitar volver a besarla, solo un beso quería que supiese que me había cambiado, quien sabe si para siempre o no, pero esta noche estaba naciendo una nueva Loli.