Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

Una mamada en el momento perfecto

Estamos en la fiesta, llevaba un bonito vestido rojo con un sensual escote que deja imaginar mis hermosas tetas, sabía que no podías apartar la mirada de mi y que te encanta notar como me muevo cuando camino con mis botas de tacón muy alto, converso y alterno con los asistentes pero noto tu mirada permanente, y me gusta que me mire mi macho imaginando lo que llevo bajo el vestido. Salgo al exterior y camino unos pasos, me aparto a un sitio tranquilo y noto tus pasos detrás siguiéndome, de pronto tus manos rodean mi cintura y me besas en el cuello, “estas para comerte amor” me dices con tu boca pegadita a mi oído, mi cuerpo se estremece cuando me abrazas y me aprietas bien contra ti, tus manos suben hasta mis pechos y mi cara se gira ofreciéndote mis labios que de inmediato son atrapados por tus labios sin dejarme hablar, tu lengua se mete en mi boca enredándose con mi lengua y nos besamos apasionadamente abrazados al amparo de la oscuridad.


Deseo tu boca golosa, me dices, me giro y te rodeo con mis brazos de inmediato nos volvemos a besar tus manos atrapan mis nalgas provocadoras y siento el tamaño de tu verga a través del vestido. Mi mano baja descarada a tu pantalón y atrapo tu verga tan deseada, la aprieto fuerte sintiendo el rigor de la erección y el tamaño de tu deseo. Mmm me dices, “es todita para ti amor, sácala a tomar el aire”, obedezco mirando a los lados para comprobar si hay alguien cerca, bajo la cremallera y con dificultad, por el tamaño, saco tu verga del pantalón, la muevo subiendo y bajando la piel “mmm está bien calentita mi macho” te digo mientras sientes mis uñas cuando agarro tus huevos, que acabo de sacar fuera también. Agarrandote la verga te hago caminar a un sitio más oculto, nada más llegar me hinco y le doy unas lametadas en la verga que te hacen suspirar de placer.


Mis labios sensuales rodean la punta y poco a poco la mamada se va haciendo más profunda, hasta meterme tu verga en mi boca hasta no poder más… te mueves adelante y atrás cogiéndome la boca y con tu mano en mi cabeza, haciéndome tragar todito… mi mamada es increíble…”mmmm que bien la mamas… no te detengas ni un momento amor”…. mi mano rodea tu verga mientras la punta entra y sale de mis labios apretaditos… la saliva resbala por tu verga haciendo un sonido delicioso, “me vas a hacer llegar… con esas lametadas” me dices… “quiero tu leche” te digo con la boca llena con tu verga… mientras siguo con la mamada. MMMM la sensación de mis labios recorriendo cada centímetro de tu verga es deliciosa y siento tu verga estremecerse a cada lamentada a punto de acabar en mi boca.


No aguanto más mi vida… dices entre jadeos y pones tus dos manos en mi cabeza mientras metes tu verga aún más profundo al tiempo que gimes profundamente derramando toda tu leche en mi boca golosa mirando como resbala por las comisuras de mis labios… Me limpio apresuradamente y te beso con ese sabor delicioso a verga en mis labios…”tengo que alternar con los invitados” te digo mientras me alejo arreglándome el vestido… Se que me buscaras pronto esta noche, tu verga no aguantará sin probar este caliente culito y se que estas deseando clavármela varias veces esta noche. Va a ser una noche movidita, pienso, con una sonrisa perversa mientras siento mi tanguita mojada al caminar…