Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

Mi virginal compañera de clase

Hacía ya siete meses estabamos estudiando juntos, por motivos de trabajo ambos habíamos tenido que elegir estudiar de noche, Aunque ella era de apariencia una chica normal, habia algo que me hacia pensarla cada día más. A cada momento empecé a fijarme más en ella Y por este motivo busque la forma de acercarme más. Y no pasó mucho tiempo para que se presentara la oportunidad. Debíamos realizar un proyecto Para ser presentado a final de año. Como pude me hice amigo de su mejor amiga de la clase y la convencí para que buscara otra pareja para el proyecto de tal manera que yo pudiera hacerle la invitación a participar de mi proyecto.


Así fue como logre conocer a Carolina, ella tenía 19 años, era una chica muy juiciosa y vivía sola con su madre, trabajaba en un centro comercial de cajera, y por la noche estaba tomando el curso con nosotros. Debido a que trabajaba todo el día, no podiamos vernos en el día para avanzar en el proyecto, razón por la cual tuvimos que empezar a vernos despues de clases, situación que la verdad era un poco dificil por que estudiabamos hasta las 10 de la noche. Debido a que ella vivía muy lejos del insituto, tomamos como punto de encuentro mi apartamento que quedaba a unas 4 calles de donde tomabamos las clases.


Rapidamente y debido a que nos veíamos todas las noches conocií su historia. Un viernes en la noche decidí invitarla a bailar y tomar algo, entre copa y copa me conto que nunca habia tenido novio, que toda la vida la habia dedicado a estudiar y a trabajar para ayudarle a su madre... ¡ nunca había tan siquiera besado a un chico!!!, por obvias razones entonces era virgen. El saber todo esto de ella me hizo pensarla aún más. El tiempo fue pasando y nos fuimos haciendo más amigos, al extremo de en algunas ocasiones y por motivos de seguridad, ella se quedó en mi apartamento a pasar la noche. Alguna mañana, ella se levantó tarde y en su afán por no llegar tarde al trabajo olvido una pequeña cartera, cuando estaba realizando un pequeño aseo la encontré. Es normal que la curiosidad me llevara a husmear el contenido. Allí encontré un pequeño diario.


Para mi en realidad fue un tesoro, en él pude leer lo siguiente: - Octubre 24 de 2014- " Son las 11:47 de la noche, no tengo sueño, es increible imaginar que en la habitación del lado duerme placidamente el hombre que desearía en este momento tener acá junto a mi, como quisiera que viniera y me desnudara, me besara por completo y me hiciera mujer.... Me enseñara desde lo que es un beso hasta lo que es sentirse realmente hecha toda una mujer.... - ¡Carolina deseaba que yo la iniciara en todo sentido! Gran fortuna la mía, me sorprendí temblando al leer todo lo que estaba escrito en quel pequeño librillo que para mi ahora era mi más fiel confidente. En bien llegué a clase aquella tarde le entregué lo que había olvidado en mi casa sin hacer ningún cometario, ella lo recibio sin sospechar que habia leído hasta la última palabra. Aquella noche nuevamente llegamos al apartamento, su intención era avanzar en el proyecto para irse temprano a su casa.


Sin embargo, mis planes eran diferentes. -No tengo ganas de trabajar hoy.- Le dije cuando llegamos, - mejor relajemonos y veamos una pelicula- . Ella aceptó sin más. Nos recostamos en mi cama y empezamos a mirar avatar, la estaban pasando por fox a esa hora. Yo decidido a lo que ella quería, comence por tomar su mano y en menos de lo pensado estuve besandola por primera vez, fue un beso largo, tranquilo y esperado, mi mano se amoldó a la suya y lentamente acaricie con la otra su pelo y muy suvamente retire mis labios de los suyos para dejar como sello aquel primer beso, siendo el primero y el preludio de todo lo que vendria despues. Ella estaba dispuesta a dejarse amar aquella noche, rapidamente mis besos tiernos se convirtieron en lujuria pura, baje un poco mas y bese su cuello mientras mis manos hábilmente se deschicieron de su blusa y su brasier, ante mí aparecieron unos hermosos senos los cuales comence a chupar con codicia y la más desenfrenada de las pasiones, a esta altura mi erección dolía dentro de mi pantalón, mi mano empezo a bajar y sobre su pantalon de licra sentí el calor de su sexo.


Con la misma facilidad en que me deshice de las otras prendas la despoje de su pantalon y sus bragas. Descubrí entonces un chochito muy bien depilado y completamente encharcado, no resistí y empece a chuparle su deliciosa chochita. Ella solo acertaba a apretar mi cabeza contra su pelvis como si quisiera meterme por completo dentro de aquella preciosa rajita. Sin más esperar me desnude, lentamente me tumbé sobre ella poniendo mi pene a la entrada de su deliciosa chochita, lentamente me fui adentrando en aquella deliciosa abertura hasta llegar al fondo, estaba tremendamente estrecho, pero muy bien lubricado. Fue delicioso sentir aquel calor que se combinaba con la presion que su hasta entonces virgen agujerito le proporcionaba a mi inhiesto pene. en esta posición, comence a dejarme ir una y otra vez dentro de ella, retiraba un poco mi pelvis y despues volvia a unirme a ella. Así estuvimos un buen rato, hasta que las ganas de terminar me obligaron a derramar toda mi producción sobre su vientre. Ese fué el inicio de una gran relación que hasta hoy se mantiene.