Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

Una noche con mi prima y su amiga

Primero de todo haré las presentaciones de los protagonistas de esta historia, soy un chico de 28 años, soltero, muy tímido, normal, delgado, ojos marrones, moreno, y con una buena herramienta 23 cms. Mi prima Natalia una morena de escándalo, con unos pechos espectaculares, un culito muy respingón, la típica chica que te quedas embobado si pasa por tu lado de tan sólo 21 años. La amiga de mi prima Natalia se llama Sonia, una chica de 23 años, rubia, con unos pechos normalitos y un buen culo. Tal y como quedé con Natalia, la volví a llamar, pero me contó que su amiga no sabía nada de a que se dedicaba en su tiempo libre por lo que la sorpresa transcurriría de una manera diferente.


El plan consistía que iríamos a cenar los tres juntos a un restaurante que conocían ellas, luego ir a tomar unas copas a un bar cercano y acabaríamos en casa de Natalia tomando la última y lo que surgiera. El día marcado me presente con mis mejores galas en el restaurante indicado, la cena transcurrió con normalidad, una vez estando en el bar la cosa ya comenzaba a desmadrarse con toqueteos mientras bailábamos, cuando llegó la hora que el local cerrase, Natalia nos invitó a tomar la última en su casa tal y como habíamos quedado.


Una vez en su casa las chicas se fueron a ponerse cómodas, aparecieron las dos iguales con una camiseta de tirantes y un tanguita rojo en el caso mi prima y negro en caso de Sonia. Natalia se fue a preparar las copas y estuvimos hablando un rato de nuestras cosas y empezamos a jugar al juego de Yo nunca… donde quien lo había hecho tendría que tomar un trago de su copa, descubrimos muchas cosas como que mi prima había estado con otras chicas, había participado en orgías, se había comido un rabo de un africano, se había metido dos pijas en la boca a la vez.


Una vez ya estábamos muy cachondos Natalia empezó a tocarme la pija, Sonia no sabía que éramos primos así que no sospechaba nada, Sonia se pensaba que la fiesta para ella ya se había acabado por lo que se levantó, pero Natalia se levantó al instante fue a por ella le planto un beso y le dijo que no se fuera que estaría más divertido los tres juntos. Me invitaron a ir a la habitación, había una silla y me hicieron sentar ellas se tumbaron en la cama y empezaron un gran show lésbico de besos, caricias, chupadas de pezones, toqueteos, cunnilingus… mi pija iba a estallar y justo en ese momento las chicas me dijeron que era el momento de unirme a ellas, Natalia me desnudo y dejo mi gran pija al descubierto, Sonia se le salían los ojos y se relamía cuando me la vio y se abalanzó como sino hubiera mañana a comérmela, mi prima no quería perder el tiempo y se puso detrás de su amiga para chuparle la concha y que estuviera más húmedo si aún fuera posible, estuvimos un buen rato así hasta que decidí que era el momento de metérsela en el delicioso coñito, sin miramientos se la metí entera de un golpe cosa que le hizo chillar del gusto, Sonia como una buena zorrita empezó a gemir más y más, decime me estas destrozando pero me encanta sentir tu pija dentro de mí, mientras mi prima se estaba metiendo un vibrador a escasos centímetros de nosotros, una vez Sonia llegó al orgasmo se la saqué e hice que Natalia se cambiará por su amiga, me puso sus grandes pechos en la cara y le metí la pija bien hondo.


Sonia se había recuperado del orgasmo, y agarro a mi prima le planto un beso, fue bajando por el cuello y luego le chupaba los pezones, esa imagen fue demasiado para mí y descargué toda la leche dentro de mi prima. Se la saqué y las dos chicas que bajaron a mi flácida pija para dejarla limpia, la maestría de las dos chicas lamiendo mis huevos, mi pija y haciendo turnos para metérsela en la boca me la pusieron erecta en poco tiempo, Natalia me hizo una gran cubana mientras su amiga se metía los dedos y llegando a su segundo gran orgasmo, yo estaba a punto de acabar de nuevo por lo que avise a Natalia, ella paró, hizo que Sonia se acercará se metiera mi pija en la boca y descargué dentro. Sonia no se había tragado todo por lo que pude comprobar ya que se fundió en un gran beso con Natalia pasándose el semen de una boca a la otra. Una vez habíamos terminado, nos duchamos, nos pusimos ropa cómoda y nos quedamos tomamos una copa, me dijeron de quedarme a dormir y de pasar el domingo con ellas pero eso ya es otra historia...