Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

En la pileta natural

Esta historia me paso hace unos días, nos llamo mi cuñada Lucia para decirnos que se iban a ir a unas piscinas naturales con unos amigos que tenemos en común, otras dos parejas más con sus hijos y otra chica soltera, que la verdad con lo buena que esta no se como no tiene pareja y nosotros con nuestros hijos si queríamos claro, y la verdad aunque si nos apetecía, después de toda la semana trabajando y levantándote pronto nos apetecía descansar, el caso es que llego el día nos levantamos llamamos a mi cuñada y la dijimos que si que íbamos, ella nos dijo que ya estaban llegando y la dijimos que cuando llegasemos nosotros, les llamabamos para ver donde se habían colocado, preparamos unas toallas, unas cervezas y poco más y nos encaminamos hacia las piscinas.


Cuando llegamos ya se estaban bañando, uno de los chicos salio a nuestro encuentro, dejamos las cosas en el sitio que habían escogido y nos fuimos a bañar, la mañana transcurrio entre baños, juegos aguadillas etc…, mi cuñada tenia puesto un biquini blanco con rallas azules, el cual la hacia resaltar el culito redondito que cada vez que se le veo, no pouedo resistir la tentacion y la tengo que dar una palmadita en cuanto se descuida y si la puedo hacer una caricia por toda su nalgota, mejos esque me encanta estaria todo el día acariciándoselo, y sus tetitas pqueñas pero muy bonitas con unos pezones que se la ponían duros y de punta cada vez que se metía en el agua, estaba muy bonita tengo que decir que mi cuñada y yo ya hemos tenido nuestros encuentros con unos polvos increíbles, y verla con el biquini, me ponia a mil, menos mal que el agua de la piscina estaba fría y era difícil que me empalmara, porque sino, no se como hubiera salido yo del agua.


Llego la hora de comer, y nos fuimos a un restaurante que había al lado de las piscinas, me sente a su lado y como pueden imaginar, cada vez que podía, me arrimaba a ella para acariciarla, tocarla, meterla mi mano en su entrepirna, etc…, no fueron muchas las ocasiones la verdad, porque con todos los que eramos, no haba manera. Después de comer nos metimos todos, otra vez inmediatamente en el agua, yo lleva un calentón monumental, me gusta andar por las piedras haciendo el cabra y dije que me iba a dar una vuelta, que si alguien se venia, lo que quería era separarme un poco del grupo y de la gente para hacerme una buna paja pensando el en culo de mi cuñada, pero mi sorpresa fue que ella fue la primera que dijo que también se venia y su amiga soltera también, y un par de crios también, me resigne y me dije para mis adentros “bueno otra vez será”, yo no paraba de subirme por lo más difícil, para ver si se cansaban y se quedaba en el camino y nos dejaban a mi cuñada y a mi solos, y por fin llego ese momento.


Los niños que veían con nosotros, se cansaron y dijeron que se querían volver, marián que así se llama la chica soltera se ofreció a llevarlos pero me dijo que si podía acompañarla, que la daba miedo ir por las piedras con dos niños sola, la dije que si, y mi cuñada nos dijo que nos esperaba donde estaba para seguir la esturión, una vez que llegamos donde estaba todo el grupo, los niños se metieron el agua y marián se quedo hablando con una pareja, yo la dije que me iba a encontrar con Lucia para que no nos esperase mucho tiempo, ella me dijo que vale que si podía ahora iba, cuando esta llegando donde estaba mi cuñada, me llamo con la mano y se escondió detrás de una piedra, y al llegar a su altura mi sorpresa, es que mi cuñada estaba con la mano metida entre su rajita y su biquini y me dijo ven aquí y méteme tus dedos carbón, que estoy que ardo, sin pensármelo, me abalance sobre ella y la empecé a besar y a meterla en su rajita un par de dedos, ella me decía házmelo más fuerte cabrón que estoy a punto mientras tanto con su mano derecha la metía entre mi bañador y masajeaba mi pija, yo tenia toda la mano empapada de sus flujos, y con la otra la acariciaba sus tetas.


La metía mi lengua hasta la garganta, así estuvimos un ratito, fue corto la verdad porque el calentón que teníamos enseguida nos hizo acabar, y no nos dimos cuenta que Marián estaba al lado nuestro masturbándose, cuando nos dimos cuenta nos llevamos un susto de muy señor nuestro, pero ella enseguida nos tranquilizo, porque nos dijo que ella quería otra acabada como la de mi cuñada, y que así no diría nada a nuestras respectivas parejas, sin pensármelo la agarre de la mano y la atraje hacia nosotros, saque la maño de la concha de mi cuñada todavía empapada con sus flujos y se la metí en la boca a Marián, ella sin rechistar abrió la boca y me chupo los dedos, bien chupados con la otra mano acariciaba las tetitas de mi cuñada, ella seguía acariciando mi pija con su mano llena de mi acabada anterior, y con la otra acariciaba su clítoris, cuando Marián termino de chupar mis dedos, la pregunté si la gustaba el sabor de la concha de mi cuñada y me dijo que la encantaba, entonces yo la dije que ahora vamos a saber como sabe el tuyo, y me dijo que estaba deseándolo, la metí mi mano en su concha, ella empezó a gemir y con una de sus manos empezó a acariciarme los huevos ya que mi cuñada estaba con mi pija, la retire el sujetador del biquini y empecé a chuparla las tetas a pasarla mi lengua por sus pezones, Marián tiene las tetas un poco más grandes que mi cuñada y un culito más pequeño pero también muy redondito y muy apetecible para fallártelo, según la estaba metiendo un dedo en su concha, de vez en cuando la metía otro por el agujerito de su culo.


Parecía no importarla, es más sus gemidos de placer eran más fuertes yo la decía al oído que la iba a poner de espaldas y la iba a meter mi pija por su culito, de pronto su cuerpo empezó arquearse y a gemir más fuerte, y a pedirme que la metiera la mano más adentro, y note como acababa en mi mano a chorros, como veía que ella seguía acabando, pase a la acción con mi lengua en su concha, y más se retorcía volviendo a abacar de nuevo, como mi cuñada veía que yo no acababa, se metió mi pija en su boca, “sabe que me encanta” y empezó a chupármela, al roto note que me iba a venir, pero no la dije nada, porque yo se que a ella le gusta tragarse todo mi semen cada vez que puede, empecé a gemir y a tener espasmos y a soltar chorros de leche en la boca de mi cuñada ella tragaba todo lo rápido que podía, pero no la daba tiempo a tragarse todo, entonces Marián se agacho y comenzó a lamer todo lo que a mi cuñada se la escapaba, entre las dos no dejaron que se cayera ni una gota, quedamos los tres exhaustos, metidos en un charco de agua acariciándonos y besándonos los tres, hasta que pudimos recomponernos, con el juramento de que esto lo volveríamos a repetir pero con cojidas incluidas sobre todo por sus culitos en otro momento.