Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

Reunion de negocios

Hace un tiempo, tuve una relación con un hombre 19 años mayor que yo… ex militar, muy bien conservado, bella persona, pero demasiado inquieto sexualmente, muchísimo más que yo… me enseñó muchas de las cosas que hoy vivo y disfruto, sexualmente me llevó a la “locura”, me subía al cielo y me transportaba por los deleites más excitantes y por las perversiones más deliciosas que puedan imaginarse, hoy aún con mi tendencia Bisexual y con mi gusto arraigado por los trios, NUNCA, NADIE me ha llevado al extasis como ese hombre… pero el cada vez quiere más y yo dejé meter el corazón en esa relación y el supo que me haría daño y prefirió alejarse. Aunque no lo comprendí en su momento, lo acepté, el no me dejó opción… Sin embargo aún somos amigos, mantenemos una excelente relación y una confianza total el uno con el otro, tanto que yo le hemanejado gruesas sumas de dinero y el nunca ha puesto reparo por mis manejos… y de vez en cuando, para mi total placer, el me “roba” unos días y yo me dejó robar plenamente.


En esa época en que yo era totalmente de el y mi vida era sol para el, viajabamos mucho, conocí mucha gente contemporánea de el, amigos, conocidos, familiares, etc y aunque nos moviamos en varias ciudades teniamos preferencia por dos ciudades de mi país, Medellín y Barranquilla, el tenía casas en ambas partes y era donde más tiempo permaneciamos… en una de ellas, Medellín, visitabamos constantemente dos o tres negocios, donde departiamos con amigos, cenabamos, bailabamos, ingeriamos licor, etc… en esos sitios eramos reconocidos y muy bien atendidos, el que más frecuentabamos era un Bar-Restaurante muy moderno y lujoso… el dueño y el administrador muy amigos de mi ex… era común encontrarnos siempre con la misma gente y a mi ex, le encantaba exhibirme, cosa que yo disfruto mucho, y se que tenia a 3 ó 4 conocidos de “cabezas” por mi… pues aunque en esa época nunca le fui infiel a mi ex, ellos cada que podian me hacián invitaciones e insinuaciones que nunca acepté, pero la verdad eran tipos divinos y muy interesantes, canosos, mayores, hombres de mundo y de negocios como mi ex, pero yo dejaba que las cosas me resbalarán sin ponerles mucha atención… Una vez terminada oficialmente la relación, yo me radiqué en otra ciudad y me alejé un poco de esos sitios que frecuentaba en su compañia.


Hace unos meses, el me llamó, mi ex, y me dijo que necesitaba un favor mio, que el estaba fuera del pais y que en Medellín, el dueño del sitio que mencioné, quería venderlo y el estaba pensando en invertir un dinero y le gustaría quedarse con ese negocio… necesitaba que yo me reuniera con ellos, mirara el negocio, hiciera algunas averiguaciones en el sector y valorizara la inversión para el tener una base concreta para ofrecer y para negociar, pero me dijo que sin mostrarle muchas ganas al negocio, por nada del mundo lo dejara escapar y que hiciera lo que fuera por entablarlo y que el dueño le diera espera para el finiquitar la negociación… yo le dije que ese fin de semana siguiente, era “puente festivo” entonces aprovecharia para viajar y concertar la cita con el dueño… su nombre era Omar.


Omar era un hombre de unos 58 años, canoso, buen mozo, con mucho dinero y con varios negocios de este tipo en diferentes ciudades del país…. Por las averiguaciones realizadas por mi, su Administrador, Octavio (55 años), realizó ua serie de malas jugadas financieras y puso el negocio en un punto crítico, por lo que requeria de una inversión que Omar no queria hacer y eso lo estaba llevando a la idea de vender parcial o totalmente el negocio… uno de sus asesores Armando (59 años), un viejo divino, financista, banquero, canoso también y muy deportista estaría en la reunión… Todos tres Omar, Octavio y Armando en compañía de una mujer, Beatriz (57 años) eran de los más asiduos admiradores que yo tenía en la época en que asistía a este negocio, coquetos, descarados, atrevidos, pero yo pensaba que sabría manejar la situación sin mi Ex, en esa reunión.


Mi ex me envio el poder y el dinero para que yo viajara, me hospedé en un hotel muy lujoso de la ciudad y llegué dos días antes de la reunión por lo que el primer día hice unas llamadas y me dedique a concentirme, el día antes de la reunión me reuní con cada uno de ellos por separado, Octavio, el Administrador, Beatriz amiga y confidente del dueño, dicen que amantes aunque ella siempre me coquetió e hizo lo imposible para conquistarme… Armando el Asesor financiero, hermoso, pulcro, educado e inteligente y de una galanteria y coqueteria que les juro me puso a pensar ese día que me podía dar una pequeña entetención con el y quitarle de una vez por todas las ganas que me llevaba… por último con Omar, igul de encantador que Armando, me volvio a hacer pensar en divertirme un poco en este viaje de negocios… El día de la reunión comencé a alistarme desde temprano, estuve en el Spa del Hotel y me regalé una buena dosis de masajes… me compré un vestido beige espectacular, amplio, vaporoso, tipo “talego” de cargaderas, algo transparente y de vuelo amplio, pero muy cortico, MUY… Me bañé, me llené el cuerpo de aceites muy delicados y de perfume suave… me maquillé y me puse un polvo de maquillaje con contenido de “mirellas” que hacián brillar mi piel canela, cuello, entre los senos, abdomen, entre los muslos y por el exterior de las piernas.


Me coloque una loción con contenido de “feromonas” y al rato por último unos toques de perfume detrás de las orejas, ente mis senos, en mis nalgas, en el interior de mis piernas, brazos, antebrazos y muñecas… me puse mi ropa interior muy sexy, beige muy clarita, brassiere de copa pequeña, casi una pezonera y unas tangas hilo dental con encajes en la parte delantera, espectacularmente femenina, delicada pero provocadora, un aderezo muy delicado de oro (Gargantilla, aretes, pulseras, anillo y una tobillera) y unos zapatos de tacón pero con plataforma… queria saber que sentiría yo, a solas con ellos, en el mismo sitio de antes, pero sin la “protección” de mi ex, que sentirián ellos y enamorarlos un poco para tener una leve ventaja en la negociación…. Salí al lobby del Hotel, todo el mundo me miraba, alquilé un auto pequeño, último modelo, automático, muy bonito y femenino…. Me dirijí hacia el Bar-Resaturante que mi ex querá aduirir…. En el carro percibí, con más detalle, lo corto del vestido, pues sentada se subía tanto que dejaba ver mi panty en la zona de mi sexo…parquié al frente del negocio, un valet vino a abrirme la puerta a darme mi ticket de parqueo, le entregué las llaves y le dedique una sonrisa, que creo que no me vio sonreir, pues desde que me abrió la puerta no pudo quitar la mirada de mis piernas y luego de mi culo… eso me gustó.


Algo similar pasó con el hombre de la portería, y pensé que había logrado el efecto que quería… cuando entre al salón, vinieron a mi recuerdos muy bonitos y excitantes de vivencias con mi ex, eso hizo que sintiera como mi vagina comenzab a humedecerse… me detuve y miré hacia las mesas de siempre, donde acostumbrabamos a sentarnos y en la barra, de repente, como en el pasado comencé a ver rostros familiares, mirandome, detallandome, sonriendome.. Beatriz fue la primera en levantarse para saludarme, era una mujer mayor, pero que en su juventud había sido MUY bella, aún conservaba su porte, elegancia, para su edad una excelente forma, Alta, de pechos grandes, cintura aún pequeña para haber tenido 3 hijos, caderas amplias y bien cuidadas, piernas largas y ella sabía como mostrar todos sus encantos, sin ser vulgar y acorde con su edad, pero en resúmen, estaba ESPECTACULAR, yo quisiera ser así cuando tuviera su edad… su hijo mayor, tenía igual edad que yo… me sacó de mis pensamientos su proximidad, su abrazo y un gran beso en la boca que me dio, delante de todos y que yo me sentí devolviendole sin ningún recato, juego de lenguas que me electrizó desde mi boca hasta mi cuca, que ya palpitaba de ver la reacción de mis primeros “admiradores”… Luego fue Octavio quien me saludo, me miró de arriba abajo, en sus gestos parecía saboreandose, me abarazó y me besó en la mejilla, pero fue un beso sesgado que cogió la comisura de mis labios... me dijo que había llegado un poco temprano, que Omar y Armando llegarián luego, yo les expresé que si , que lo sabía, pero que quería saludar a la gente primero antes de hundirnos en los negocios.


Me sirvieron una copa de champagne y nos dedicamos a conversar, a actualizarnos, pero mientras tanto Beatriz sentada a mi lado no desaprovechaba oportunidad para tocarme las piernas, para abrazarme, para darme besitos y Octavio lo vi mirandome las tetas, las piernas y sobandose su “paquete” cada que percibía que yo lo observaba, me queria provocar y mostarme TODO lo que podía ofrecerme si yo me decidía… obviamente se le veia un “Paquetón” de muy buen tamaño… Los toqueteos de Beatriz, la actitud morbosa de Octavio, me tenián muy húmeda, arrecha, cachonda… MUY caliente… no se podia definir de otra manera… Detrás de la barra se apreciaba un paredón alto, equivalente a dos pisos en puro cristal de seguridad polarizado, el que no conociera tan bien el lugar como yo podria pensar que era un espejo, pero detrás de esos vidrios había una Sala de Juntas y una gran oficina con vista a todo el local, era en dos niveles con una arquitectura muy moderna, allí se encontraban también las cajas fuertes donde se depositaba el producido diario… yo estuve varias veces en esa oficina con mi ex y algunas veces sola, soportando el asedio constante de Omar y Armando… también en dos ocasiones estuve sola con mi ex… el me había hecho el amor sobre la mesa de juntas, muy excitante, pues aunque sabias que nadie te veia, tu podias ver a todo el mundo y esa sensación de estar a la vista de todos producía un morbo muy especial, me soñaba en esa oficina haciendolo nevamente con mi ex y eso me ponia a temblar de pies a cabeza, mi concha estaba mordiendo la tanga en cada palpitación y la tenía totalmente húmeda… lejos estaba de suponer que antes de lo que pensaba iba a cerrar un negocio extremadamente placentero.


Ya me había degustado como cinco copas de champagne, estaba bastante caliente y me sentía totalmente deshinibida, me besaba constantemente con Beatriz y la dejaba jugar a ratos con mi entrepierna, a la que llegaba con extrema facilidad por lo corto del vestido, cuando llegaron Omar y Armando, los ojos de ambos se abrieron cuando me vieron y como que todo el morbo, ganas y recuerdos de deseos reprimidos se les vino a cada uno de ellos a la memoria… Omar, me levantó, me beso en la boca y me apreto fuerte cotra el, sentí su miembro palpitando atravez del pantalón, Armando me abrazo, me recostó su “paquete” también , me beso en la mejilla y disimuladamente toco mis nalgas, a lo que yo le respondí con un beso acompañado de un suave pero firme roce en ese gran bulto que se le formó por debajo del pantalón… nos tomamos todos otra copa de Champagne… Una vez terminado este brindis, Armando expreso la urgencia del negocio a conversar, me invitaron a pasar a la oficina y solo los tres nos dirigimos allá, el tema no le competía a nadie más.


Una vez adentro volví la espalda y miré hacia el salón y esa sensación de exhibicionismo invadió mi cuerpo, acabandolo de poner a punto… Omar se sentó en su silla, detrás del escritorio, Armando y yo en dos sillas muy comodas delante de el, pero esta silla por su ergonomía me levantaba el vestido alo más de lo que se levantaba en el carro, decidí ignorarlo y seguir como si nada, me encantabe ver como me miraban las tetas y mi entrepierna ya practicamente sin disimulo. Omar expuso sus intenciones sobre la venta del negocio, Armando avaló la información con algnas cifras y explico todo el aspecto financiero de la transacción, yo expuse los deseos de mi ex y las condiciones que el esperaba, plazos, montos y explique sus dos propuestas una para asociarse y la otra para comprar todo el negocio… entre exposición y exposición nos tomabamos otras copas de licor, se activo el altavoz interno para escuchar en tono bajo la música del negocio y yo me levanté de mi silla para copiar algo en un tablero de la sala de juntas y que quedara clara mi explicación… por lo corto del vestido y por lo arrugado al sentarme, mi nalga quedó expuesta casi a la mitad, me dí cuenta pero no hice nada para disimularlo, me encendía que ellos me mirarán con tanto morbo… en un momento determinado, Armando, que siempre fue el más atrevido, se levanto y se dirigió a mi, yo me hice la que no lo vi y simulé estar concentrada en el tablero… de reojo vi que se agacho y con una mano acarició mi nalga mientras me daba un beso en la otra… yo me hice la sobresaltada, voltee, le sonreí y lo miré fijamente, sin absolutamente nada de convicción, le dije – Armando!!!! No seas atrevido, estamos hablando de negocios – me miró extendió su mano, yo le di la mia y me atrajo a el, puso una mano en mi nalga como intentando levantarme, la otra a la altura de mis pechos y me besó, largo , profundo, haciendome bajar un cosquilleo desde mi cuello hasta mis piernas, pasando por mi concha y mi culito.


Siempre quise hacer esto – dijo y me volvió a besar… yo sin pensarlo como una reacción natural cogí ese bulto de su verga, sobre el pantalón, lo comencé a masajear y le dije – Siempre quise hacer esto – y lo volví a besar… mientras nos besamos sentí que desde atrás comenzaron a amasarme las tetas, despacio, pero con fuerza, sentí otro gran bulto en mis nalgas, mandé la mano y se lo cogí a Omar, por encima se sentía más gorda y grande la de Armando, pero para nada despreciable la de Omar, volteé mi cabeza un poco y besé a Omar… con el masaje en mis tetas y mi brassiere tan pequeño, sentí que mis pezones quedaron sueltos y rozando la tela del vestido… besaba al uno y al otro, sentí una mano debajo del vestido que subía hasta mis pezones, desde atrás, en estos momentos debería tener todas mis nalgas expuestas, el cierre del vestido lo abrieron y mis tetas efectivamente estaban al aire ya con esos pezones duros y dispuestos a dar la “pelea”… mi tanga estaba enrollada en mi concha y facilmente Armando la hizo a un lado, comenzó a meterme dos dedos, los penetraba, luego los subia acariciando mi clítoris y volviá hacia adentro, mientras tanto me chupaba una de mis tetas… Omar besaba mi cuello, mi espalda, me acariciaba la otra teta y en un momento que levanté mi cola, metio su dedo indice hasta el fondo, perforó mi culito y me hizo soltar un suspiro…. Armando dijo – Siempre me imaginé que eras así de perra, con ese cuerpo no podias sino ser puta, que delicia de mujer eres, arrecha y complaciente - , Omar me dijo – Soñé comiendote yo solo, pero si comparto mi dinero con el y en ocasiones nuestras mujeres, no tengo problema de compartirte a ti – yo intentaba hablar del negocio, pero no dejaba de masajear ese par de trancas y de gemir por esos dedos invadiendo mi chocha y mi culo… Omar dijo – No te preocupes, cerremos este negocio, cuanto necesita Alfonso (mi Ex) para iniciar los pagos, 20 días??, lo esperamos, siempre y cuando tu nos entretengas con frecuencia durante ese tiempo… no se hablé más del asunto – Sentí que estaba cumpliendo con mi deber, no quería defraudar a mi Ex y esas palabras me tranquilizarón… dije – En mi bolso están los papeles de compra-venta, debemos firmarlos, ahí está también el poder para yo representarlo, a Alfonso – Dijeron casi al unisono – Ok, en seguida nos encargamos de ese tema.


Yo estaba en un desespero que no media las fuerzas con que acariciaba esas vergas y esas guevas, las quería adentro, las necesitaba adentro, les tenía todos sus pantalones arrugados y cuando menos pensé mi vestido y sus pantalones estaban en el suelo… que vista tan hermosa esos dos hombres en Boxer con esas trancas como una carpa, me encantaba… yo, como una Zorra, brassier y tanga totalmente desubicadas de su punto, tetas y concha colorados por el manoseo, mi boca, mi culo y mi concha sedientos de tranca… de TRANCA, atrás todo el espacio abierto y nuevamente, atravez del vidrio, la sensación de que todos verián como estos dos maduros y hermosos hombres me “comerian”… Tome mi posición de hembra, sin complejos, sin afánes, me arrodillé en medio de los dos, con cada mano bajé sus interiores y facilmente brincaron ese par de trancas, apuntandome a mi rostro, inmediatamente las cogí con mis manos y comence a pajearlos, mientras alternadamente chupaba la una y la otra… mi percepción inicial no era errada, siendo dos trancas fabulosas, la más larga, gorda y tiesa era la de Armando, la otra segundeaba por muy poco pero estaba acompañada de más venas y de un par de guevas más grandes… ver unas vergas erectas a su máxima potencia y saber que es por una, Uuufffff!!!! Me pone a mil, me calienta al tope…. Así de rodillas los hice sentar a cada uno en dos de las sillas de la Sala de Juntas, los pajeaba y se lo chupaba alternadamente, saboreandome esas trancas, poniendolas a punto, pero sin dejar que se me vaciaran antes de tiempo, pensaba que por su edad la soltarian toda inicialmente pero después sería dificil ponerlos a punto de nuevo, eso creía yo… en un momento determinado no aguanté más.


Me senté encima de la verga de Armando, con mis dedos abrí mi cuca, con la otra mano le cogí su tranca, puse esa hermosa cabezota en toda la entrada de mi concha y me fui dejando caer, senti como centimetro a centimetro ese cipote se apoderaba de mis entrañas, las iba abriendo y quedaba tan deliciosamente ajustada a mis paredes que la sentía palpitar, le dije a Omar - espera tu turno que ya te dedico un rato a ti – apoye mis pies en el suelo, mientras Armando chupaba alternadamente mis tetas, yo subia y bajaba sobre esa deliciosa tranca, era un extasis increible…. Omar se levantó, fue hasta el escritorio, sacó una cámara y un frasco de aceite corporal, se dedico a tomarnos fotos, a sobarme el cuello, la espalda, las nalgas y a aceitarme el culo, mientras yo aumentaba mi ritmo en ese sube y baja, pues sentí los primeros espasmos de un orgasmo fenomenal que me hizo lanzar un grito de placer…. Me bajé de esa tranca y la besé, la pajié y la chupé… me dirijí hacia Omar, lo hice volver a sentar, ahora le tocó el turno a el, igual, mientras el me chupaba las tetas, yo me acomodé su verga, la fui deslizando dentro de mi cuca… ahora era más fácil, estaba muy lubricada por el orgasmo, por mi capacidad de multiorgasmia sabía que vendrian una serie de orgasmos consecutivos y fáciles…. Los clicks de la camará no cesaban, ahora era Armando, cada uno de ellos me tomo fotos clavada en la tranca del otro, chupandoselos y jugando con cada uno de ellos… me tenián “volando” pues me hablaban sucio y fuerte al oido, me decián Perra!!! Puta!!!! Zorra!!!! Rica!!!! Mamona!!! etc. y eso me excita muchísimo… entre clavadas y juegos con mi clítoris, tuve casi ocho orgasmos alternandome con el uno y con el otro… Armando se acostó sobre la mesita auxiliar de la Sala de Juntas y me hizo montar encima de el, cabalgando , clavada en su tranca, me agarro del cabello y me trajo hacia su boca, haciendome parar la cola, de pronto sentí como un liquido frio recorria mi espalda, era champagne, que Omar lo puso a rodar desde mi cuello, por toda mi columna y se metía entre mis nalgas, luego el pico de la botella dibujaba cada una de mis vertebras y detrás, la lengua de Omar recogía todo el residuo de licor que quedaba en mi piel, su lengua se adelanto y comencé a sentir unos lenguetazos en el aro de mi culito… posteriormente más aceite aplicado digitalmente, por último ese pico, duro y frio en todo mi ojete. Mientras sentía la verga de Armando palpitando en mis paredes vaginales y la mano de Omar jugando con mi gallito, sentí el empuje de la botella que por su cuello largo y forma cónica, fue invadiendo mis entrañas, abriendo mi culo hasta no se que diámetro pues yo sentí que la botella entró muy adentro de mis intestinos, dolor, placer, morbo puro, acompañó este mete y saca por mi culo, con la botella y por mi vagina, la vergota de Armando… me dejé llevar y caí en una serie consecutiva de 3 orgasmos muy fuertes que me dejaron plenamente satisfecha.


Me llevaron hasta la mesa principal de la Sala, me subieron y me pusieron en cuatro en una de sus esquinas, con las rodillas en la mesa, Omar se puso detrás, después de sacar la botella de mi culo, el pobrecito quedo dilatado y pidiendo más… Omar agarro su vergota, la puso en todo mi ojete y empujó, culo adentro, un pene palpitando dentro de una es una sensación riicaaaa!!! Cuando abrí mi boca para expulsar un leve gemido, Armando, por delante me metió su cipote en la boca, me sentía como un pollo en el asadero, en cuatro y clavada por dos ejes por boca y culo…. Acompañando todo este placer, con mi mano, jugaba con mi clítoris hasta que un corrientazo bajo por mi espalda hasta mi culo y me hizo desestabilizar de los espamos tan fuertes y deliciosos de otro orgasmo más, había perdido la cuenta de cuantos había tenido, pero eso ya no importaba… pensando en eso, sentí palpitar la verga de Armando en mi boca y un chorro de su semen inundó mi garganta, por mi afán de tragarme toda esa leche y por el desespero de sentir ese éxtasis, comencé a mover mi cola con más empeño y en segundos sentí toda la leche que Omar estaba depositando en mi culo…. Ahí estaba yo llena de leche por boca y culo, abierta de piernas, pero con ellas recogidas sobre la mesa, muy “comida” y manoseada, más que cualquiera en ese bar, viendo a todo el mundo atravez del vidrio y sin que nadie me viera… yo pensé que todo había acabado ahí, cuando me enderecé los vi a los dos con sus trancas empinadas todavía, Omar se dirigió al baño y se lavó su pene… yo me recosté boca-arriba en la mesa y abrí las piernas, fue Armando el primero que se vino y me lo volvio a meter su tranca sin consideración… Omar se puso atrás, yo con mis manos y mi boca jugueteaba con su verga… el ritmo de Armando era frénetico y así me hizo venir otras dos veces… ellos jugaban con mis tetas a cuatro manos, yo sentía ese precioso cipote entrando y saliendo de mi cuca y a chupetones mantenía la tranca de Omar empalmada…. Armando se contorsionó y se dejo venir con otro polvo dentro de mi… Uuuffff estaba rendida, en un rato este par de “viejos” habían acabado conmigo… me senté en una silla y ahí fue Omar el que se acomodó y me la clavo nuevamente, yo me sentía agotada así que me puse a masajear sus guevas para acelerar su orgasmo, así fue, antes de venirse saco su verga de mi y se despacho un polvazo que empapó mi cuello, mis tetas, mi abdomen y mi concha por fuera… que rico era sentirme como una PUTA, eso me gustaba.


Omar sacó de mi cartera el documento de compraveta, lo firmó y sello sobre su escritorio, luego fue Armando quien lo firmó y me llevaron el documento hasta la mesa de Juntas, me pusieron a firmar, mi culo desnudo y parado, mientras firmaba y leia, Armando se acercó por detrás y me empalmó esa vergota en mi culo… yo me enderecé y luego me tiré sobre la mesa… dejé que el hombre hiciera su trabajo, yo estaba rendida, cansada, me dejé hacer de todo, hasta que sentí sus palpitaciones y su leche en mi cola…. Se limpiaron, se secaron, se organizaron nuevamente y me dijeron que podia descansar y organizarme con calma, me recosté en un divan y ellos me dijeron… Fue un placer negociar contigo, creemos que te has sabido ganar la comisión de este negocio.. Salieron de la oficina, yo me quedé tal como estaba, desnuda, revolcada, “comida” y con las piernas abiertas… dormité como 20 minuticos, abrí los ojos, sentada frente a mi, viendome y viendo las fotos de la cámara, Beatriz… me dijo – te dejarón como sobrado de tigre – sin mediar palabra se arrodilló entre mis piernas y con su lengua recogió todo el semen que tenía fuera de m cuerpo y luego se dedicó a “azotar” con su lengua mi chocha, a hacerme el sexo oral más delicado, suave y apasionado que jamás me había realizado una mujer, con ese cansancio que yo tenia, pero me hizo olvidar de todo y me hizo venir en otras tres ocasiones apunta de dedo y lengua…. Que DELICIA!!!!! Se levantó y me dijo - Espero que en estos días seas solo y totalmente mía – alcancé a decirle que si (material para una próxima historia), ella me tiró el vestido encima de mi y yo volví a quedarme dormida… con la tranquiidad del deber cumplido.