Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

La posición de la diosa de larga cabellera


Para un hombre, la posición de la diosa de larga cabellera podría ser la más idónea. Echado sobre su espalda, la melena de su pareja cubre su rostro y despierta todos sus sentidos. La diosa de larga cabellera tiene el poder de compartir su placer con un simple mortal.


La verdad sea dicha, todas las parejas buscan la “pequeña muerte”, el instante sublime en que uno se siente desvanecer y se sumerge en el embrujo de un placer incomparable. Pues bien, la posición de la diosa de larga cabellera es un eslabón esencial en la búsqueda del éxtasis. Lo importante es relajarse. El hombre se tumba de espaldas y sostiene a su pareja con su propio cuerpo. Ella, boca arriba, pone sus brazos en los hombros de su amante y repliega las piernas para situar sus pies sobre las rodillas. Él la penetra e inicia el vaivén sujetándola por la cintura. Al mismo tiempo, la mujer sube y baja las caderas en respuesta a la acción del hombre que sabe bien cómo satisfacerla.


Está claro que la posición de la diosa de larga cabellera requiere una coordinación absoluta como en el tantrismo. Cabalgando sobre su pareja, la amazona puede flagelar con su cabello el rostro de su montura. El perfume y la suavidad de esta sensación encantarán al hombre. Sus manos exploran el cuerpo de la diosa y pueden llegar hasta el clítoris. La posición varía dependiendo de la apertura de las piernas, dejando así a cada uno la oportunidad de descubrir nuevas sensaciones. La mujer sabrá cuándo detener su movimiento para dejar al hombre tener el control y viceversa. Cada uno elige la velocidad, el ritmo o profundidad de la penetración.


Conviene recordar que la posición de la diosa de larga cabellera esta desaconsejada para mujeres con problemas de espalda. La fogosidad de su amante o la suya propia puede causar estragos. Esta posición puede practicarse con toda tranquilidad si no se excede en la brusquedad o velocidad. Un sólo paso en falso y se interrumpirá el proceso, ya que el pene saldrá de la vagina. En este caso, no hay que preocuparse, lo mejor es cambiar de posición y dejar que la mujer descanse. Que se eche sobre su vientre y deje la acción en las expertas manos del hombre. Fuente: doctissimo.es