Bienvenidos

Gracias por elegirnos, enterate de mas novedades siguiendonos en las redes sociales.

La posición del indolente


En la posición del indolente, es el turno de la mujer de mostrar todo su amor a un hombre que se confía en sus manos. Una base que dota de infinidad de posibilidades sexuales a la pareja, tanto al uno como al otro.A veces, la pereza se encuentra con el placer, cuando uno se deja hacer a voluntad del otro más entusiasta. En la posición del indolente, la mujer lleva las riendas. Lo que resulta en una amplia variedad de juegos eróticos, sólo como preliminar o hasta el orgasmo.


El hombre yace en el lecho con sus piernas colgando al borde, sus pies en el suelo. Espera a que la mujer se siente sobre él, dándole la espalda y con los muslos separados. Ella guía y controla la penetración. Durante el vaivén alcanza a estimular su clítoris o la región anal del hombre. De hecho la mujer cuenta con total control y las manos libres mientras que el hombre la contempla y mima.


Ella está ya lista para dejarse llevar por sus caricias, sujetándose con sus dos manos detrás para favorecer la unión con su amante. Él roza sus senos, su vientre o su clítoris. Otra posibilidad es, para la mujer, de apoyarse sobre sus rodillas para recibir una mayor estimulación. La posición del indolente tiene muchas variantes: podrá proporcionar innumerables noches de sexo. En fin, esta postura ofrece a la mujer todos los medios para divertir a su hombre perezoso. Le da más imaginación y la capacidad de demostrar su amor. El hombre sabrá responder a tan generoso regalo, sorprendiéndola con una posición del Kama Sutra que la devolverá con creces todo el placer recibido. Fuente: doctissimo.es